Actualidad

“Me golpearon y electrocutaron mis genitales”: testimonios desde el corredor de la muerte indonesio

En solo unos días, un grupo de prisioneros serán atados a un poste de madera y ejecutados en un isla de Indonesia por crímenes que confesaron bajo tortura

"Me golpearon constantemente y electrocutaron mis genitales hasta que quedé totalmente indefenso". Así lo contó entre lágrimas Michael Titus Igweh ante un tribunal impasible. A Titus le quedan apenas unos días. Está en el corredor de la muerte indonesio.

Según el medio australiano The Age, Igweh es uno de los condenados a muerte por Indonesia en circunstancias de dudosa legalidad. Dedicado a la importación de ropa y de nacionalidad nigeriana, Michael Titus Igweh fue condenado en 2003 por posesión de 5,8 kilos de heroína.

Su sentencia se basó en los testimonios de dos presuntos cómplices, Marlena y Izuchukwu Okoloaja, que, sospechosamente, murieron mientras estaban bajo custodia policial.

Michael Titus Igweh y Zulfiqar Ali fueron condenados a pena de muerte tras sufrir torturas y juicios injustos por parte del sistema judicial indonesio

El caso del Igweh no es único. El trabajador textil Zulfiqar Ali fue condenado a muerte en 2005 por la supuesta posesión de 300 gramos de heroína y los abogados de otro hombre, un importador de harina llamado Christian, aseguran que su cliente también fue detenido por error y posteriormente torturado.

Ali fue golpeado nada más ser detenido y obligado a confesar que la droga era suya. La policía le llegó a pedir dinero para olvidarse del tema, pero como él se negó a pagar el caso siguió adelante.

"Es muy peligroso llevar a cabo ejecuciones cuando el sistema legal es frágil y plagado de corrupción, errores, manipulación y confabulaciones", ha asegurado Al Araf, director ejecutivo del grupo de derechos humanos indonesio Imparsial.

Desde la organización aseguran que van a presentar una coalición contra la pena de muerte ante el personal del presidente indonesio, Joko Widodo, con una lista de siete prisioneros condenado a la pena máxima que se han enfrentado a juicios ilegales y fracasos judiciales.

Es muy peligroso llevar a cabo ejecuciones cuando el sistema legal es frágil y plagado de corrupción, errores, manipulación y confabulaciones", ha asegurado Al Araf, director ejecutivo del grupo de derechos humanos indonesio Imparsial

Mientras tanto, las condenas siguen adelante. La solicitud de revisión del caso de Igweh ya ha sido rechazada por la Corte Suprema del país. Si no se produce un cambio de última hora, l as ejecuciones se realizarán en unos días.

Las visitas a la prisión de la isla de Nusakambangan ya han sido suspendidas. En ese lugar, los prisioneros serán atados a postes de madera y disparados en medio de un campo. Sin que un juicio justo les consiga salvar de la muerte.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar