PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Estos dos psicólogos se enfrentan a juicio, acusados de diseñar crueles torturas para la CIA

H

 

"Es un día histórico para todos los que buscan que se responda por las torturas"

alba losada

08 Agosto 2017 11:45

Durante los años posteriores al 11S, los interrogatorios de la CIA a potenciales terroristas "fueron brutales y mucho peor de lo que han llegado a decir algunos políticos", según un informe del Senado de Estados Unidos. Ahora la responsabilidad de esa brutalidad apunta a los psicólogos James Mitchell y John "Bruce" Jessen podrían haber sido parte de ello.

Los dos han sido acusados de haber "diseñado, implementado y administrado personalmente un programa de tortura experimental" para la agencia de inteligencia. Ahora se enfrentarán a un juicio que determinará si son los autores intelectuales de unos métodos que solo respondían al obejtivo de arrancar confesiones a base de sufrimiento.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) ha formulado la demanda en nombre de tres hombres que fueron víctimas de esta brutalidad. Dos de ellos sobrevivieron a la detención, pero Gul Rahman murió de hipotermia bajo custodia. Hoy los que siguen con vida y los familiares del fallecido aseguran que sufrieron palizas, que fueron privados de sueño, que tuvieron que lidiar con temperaturas extremas y que fueron sometidos a una técnica que simula el ahogamiento.


Bruce y Jessen han sido acusados de haber "diseñado, implementado y administrado personalmente un programa de tortura experimental"


Como sostiene la denuncia, son "torturas y tratos crueles, inhumanos y degradantes" que señalan que Mitchell y Jessen perpetraron "crímenes de guerra". A pesar de que su abogado defiende que no hay conexión entre sus clientes y los tres afectados, el juez que ha conseguido que su caso se traslade a la corte, Justin L Quackenbush, no les libra de ninguna culpa. No pone en duda que ambos participaron en los interrogatorios de otros y que Jessen "desempeñó un papel significativo" en el de Rahman.

Aún se desconoce cuál será el futuro de los psicólogos que podrían haber protagonizado uno de los capítulos más sombríos de la agencia de inteligencia. Pero mientras, la ACLU celebra este hito que finalmente otorga esperanza a las víctimas que claman justicia.

"Es un día histórico para nuestros clientes y para todos los que buscan que se responda por las torturas", dijo en un comunicado el abogado de organización, Dror Ladin. "El fallo del tribunal significa que por primera vez las personas responsables del brutal e ilegal programa de tortura de la CIA se enfrentarán a una responsabilidad legal significativa por lo que hicieron".

share