Actualidad

“Las mujeres hetero no existen. Toda mujer es bisexual o lesbiana”

Un estudio cuestiona que la heterosexualidad sea una tendencia dominante, e incluso exista, entre las mujeres

Imagen de Harley Weir

Las mujeres hetero no existen. Y no lo decimos nosotros, lo dice un reciente estudio realizado por la Facultad de Psicología de la Universidad de Essex que concluye que las mujeres o son homosexuales o son bisexuales.

Al menos, la mayoría de las mujeres.

Para realizar el estudio, los investigadores proyectaron imágenes de cuerpos desnudos tanto de hombres como de mujeres ante 235 participantes.

Un 82% de las mujeres que se sometieron al test, se excitaron sexualmente tanto con el cuerpo masculino como con el femenino.

En contraste, las lesbianas dieron una respuesta mucho más intensa ante la imagen de otra mujer desnuda que ante el cuerpo de un hombre.

"A pesar de que la mayoría de las mujeres se definieron como heterosexuales, nuestra investigación muestra claramente que cuando se trata de lo que las excita, son bisexuales o lesbianas, nunca heteros", ha argumentado el doctor Gerulf Rieger, uno de los autores del estudio.

Un 82% de las mujeres que se sometieron al test, se excitaron sexualmente tanto con el cuerpo masculino como con el femenino.

Ya lo decía Faye Marsay en la película Pride: "Dentro de cada mujer hay una lesbiana".

El estudio, solo ha sido realizado con mujeres. Sin invitar a los hombres. Y no sabemos cómo reaccionarían ellos ante los mismos estímulos. Incluso si se declaran 100% heterosexuales.

Sin embargo, recientes tendencias sexuales nos dan una pequeña pista.

Hace unos meses, la socióloga Jane Ward exploraba en su libro No Gay un conjunto de prácticas que se extienden entre los hombres heterosexuales. El fenómeno que explicaba consiste en  hombres jóvenes que se identifican como heterosexuales y que buscan contactos sexuales con otros hombres... heterosexuales. El homoerotismo como forma de adhesión heterosexual. ¿Contradicción?

A través de numerosos ejemplos, la autora trataba de demostrar que el contacto sexual entre personas del mismo sexo ha sido, históricamente, una parte integral de la identificación heterosexual del hombre. Y lanzaba una pregunta:

¿Pueden ser estas prácticas un síntoma de una heteroflexibilidad masculina que estamos negando?

La buena noticia es que todo esto está cambiando. Poco a poco, la humanidad concibe la sexualidad de una forma más fluida.

La realidad es que existe una doble moral a la hora de juzgar los comportamientos homosexuales o bisexuales de hombres y mujeres.

Cuando dos mujeres se enrollan, muchas personas consideran que no se trata de homosexualidad sino de una fase de experimentación. Un juego al que toda mujer juega con su mejor amiga. Tras el juego, la mujer puede volver a identificarse como heterosexual sin ningún problema. Pero no ocurre lo mismo cuando se trata de dos hombres: una vez que has tenido una experiencia sexual con otro hombre, el entorno pasa a considerarte gay.

La buena noticia es que todo esto está cambiando. Poco a poco, la humanidad concibe la sexualidad de una forma más fluida.

Sin etiquetas ni restricciones.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar