Actualidad

El proyecto fotográfico que ha convertido a los sin techo en retratistas de su vida

100 indigentes, 100 cámaras y 5 días de fotos. Así funciona el proyecto fotográfico que ha dado voz a las personas sin hogar de Spartanburg

Basta con dar un breve paseo por las calles más céntricas de una gran ciudad para darse cuenta. Están ahí. En las esquinas, sentados en la calle mientras la gente cruza por su lado o pasando el rato en un parque. Acompañados por carteles que reclaman algo mejor, por perros, instrumentos musicales o con toda su vida guardada en una sola mochila. Esperando que un día les cambie la suerte. 

Cada día, cientos de personas sufren lo que es vivir en las calles, lo que es no tener hogar y lo que significa vagar de un lado a otro sin rumbo. Les vemos cada día, percibimos su existencia y empatizamos —o no— con su situación, pero los cierto es que sabemos poco, o nada, de cómo viven, qué es lo que sienten y cuál es su historia.

Conscientes de ello, un grupo de voluntarios de una pequeña ciudad de Carolina del Norte llamada Spartanburg decidió dar voz a los indigentes a través de la fotografía. Así nació el proyecto Through Our Eyes , una iniciativa que pretende dar a conocer la historia de aquellos que sobreviven en sus calles.

En el proyecto han participado 100 sin techo de Spartanburg. Cada uno de ellos recibió una cámara desechable con una sola instrucción: cuenta tu historia.

Durante cinco días, estas personas recorrieron las calles de la ciudad capturando pequeños instantes de su vida cotidiana. Dónde van, qué comen, con quién pasan el tiempo, qué ven en sus paseos y qué es lo que sienten. “Estos fotógrafos pueden no tener casa, pero tienen esperanza, voz y nombres”, indican en la página del proyecto.

Ahora, un jurado ha dado a conocer las imágenes finalistas. Los ganadores del proyecto se anunciarán el próximo 29 de julio.

Enfriamiento. Autor: Bobbie Nesbitt. “Voy allí cuando hace calor a comer helados”.

Vestidos bonitos. Autor: Bobbie Nesbitt. “Me encanta el vestido blanco. Me recordó a cuando se casó mi hermana”.

 

Sin problemas. Autor: Donald Edwards. “Tomé la foto por el simple hecho de que si veía su propia foto, tendría que mantenerse fuera de los problemas”.

Gato guay. Autor: Donald Edwards. “ Es mi amigo, ayuda a todo el mundo y habla con todos. Le pregunté si me ayudaría con el proyecto y luego el quería ayudar a más gente”.

Mudarse. Autora: Mildred Johnson. “La conocía de otro refugio. Iba a ayudarla a trasladar su ropa pero antes le hice la foto. Tenía ganas de tener un amigo aquí por lo que me sentó muy mal que se tuviera que ir a otro sitio”.

Chica joven. Autor: Darrell Hawkins. “Hice esta foto porque pensé que era una chica joven muy interesante. Quiero que otras personas sepan que pueden tomar fotografías, hacer cosas interesantes”.

Doug. Autor: Rumchanh Prak. “Estaba sentado bajo la sombra de un árbol y vi como entraba la luz por detrás de él. Estaba en buena postura. Esta foto refleja que puedes simplemente relajarte y ser libre”.

El osito orante. Autora: Leslie Broome. “Estaba intentando tomar fotos de cosas que veo en mi día a día y realmente valoro. Era un regalo, la oración es una parte muy importante de mi vida. El osito tiene un botón que dice 'ahora me voy a dormir' cuando lo pulsas. Sé que mis oraciones han sido respondidas. Nada que se aleje de la voluntad de Dios va a funcionar”.

Viaje. Autora: Leslie Broome. “Voy a la Iglesia Journey cada domingo. Ahí consigo lo que necesito y me gusta mucho el Pastor Chris. Journey me alimenta con espiritualidad y siempre me siento bien después de ir. Chris siempre tiene el mensaje que necesito oír cada semana”.

El odio. Autor: Ray Kelly. “Alguien hizo una hoguera aquí porque estaba celoso de que alguien se hubiera establecido allí antes”.

Pasando el rato. Autor: Ray Kelly. “Este hombre no tiene hogar. No quería que apareciera su cara en la foto. Simplemente estaba pasando el rato porque es lo que hacen los mendigos. Pasar el rato y esperar comida o un sitio. Esperar a que pase algo”.

De la nada. Autor: Ray Kelly. “Muchas personas sin hogar tienen varios puntos predilectos, y este es uno de ellos. Podrían tener un sitio donde estar en una parte de la ciudad y otra en otro lugar. Esto permitiría a la gente saber que con la tasa de mendicidad en Spartanburg, la gente tiene que sobrevivir como puede. Y si eso significa dormir bajo un camión o un coche o en un colchón en el bosque... que así sea”.

Casa. Autora: Annette Barnett. “Esto es una casa para mí y para mucha gente. Cuando hice la foto me pregunté quién habría dormido aquí la noche anterior y si se sentirían bien el día después. Me pregunté si había niños o animales involucrados ya que ellos no tienen voz".

El amor es bueno. Autora: Annette Barnett. “Tuvimos un momento de oración cuando volví a la misión una noche y me inspiró para esta foto. Somos una familia aquí. No veo colores o nacionalidades: somos iguales. Y el amor. El amor es bueno”.

La lucha. Autor: Allen Johnson. “Mi amigo tenía un problema y justo estaba hablando por el móvil cuando tomé la foto. Estamos en el refugio pero no es el final. Tenemos un propósito. Solo tienes que ir a por él y el vendrá a ti”.

Dolor. Autor: Allen Johnson. “Esto representa el dolor y las malas decisiones que hice en el pasado. Nunca me preocupé por si alguien me veía ahí tumbado, no había reglas. Ahora me respeto un poco más. Hay ayuda para nosotros, solo tienes que ir a por ella”.

La libertad de ser mendigo cayó sobre nuestros hombros. Autora: Stephanie Farmer. “ Tengo mucho respeto por la gente mayor y los veteranos. Él y yo pasamos el tiempo juntos y comemos huesos de cuello de pavo. Tiene un arroyo fuera de su casa en donde me gusta pasar el rato. Tenemos las libertades hoy debido a gente como él . No tuvo más remedio que estar en el ejército y respeto sus esfuerzos y la vida " .

La luz de mi hija. Autor: David Minch. “ Es mi mundo. Es mi todo. Y ella es cómo llegué a superar una terrible situación. Ella me mantuvo en marcha cuando creía que no podría”.

La oscuridad del abismo. Autor: David Minch. “Una vez pasé la noche bajo un puente. No quería ir a ningún sitio cerca de toda es basura. No sabía si me iba a sentar en alguna aguja. No quería dormirme por si me congelaba. Utilicé las vigas como estanterías para el champú, los zapatos, para todo. Apuesto a que mucha gente nunca ha visto nada como esto. La mayoría de la gente nunca miraría allí porque tienen miedo de lo que verían o de lo que no querían ver.

Tan feliz como puedo ser. Autor: Robert Aldridge. “La veo a todas horas y la encuentro muy interesante. He pasado mucho tiempo caminando y hablando con ella. Quiero saber más sobre ella. Quiero saber por qué hace las cosas que hace y cómo vive”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar