Actualidad

El hombre más rápido de Sierra Leona trata de esprintar contra el ébola

Jimmy Thoronka busca asilo en Londres, donde sobrevive en la calle desde hace meses tras arrebatarle el ébola a toda su familia

El verano pasado, Jimmy Thoronka estaba radiante. Representaba a su país en los Juegos de la Commonwealth en Glasgow. Era el más rápido en los 100 metros lisos, el mejor sprinter de Sierra Leona.

El pasado viernes fue detenido. Estaba viviendo solo, sin techo y sin comida en las frías calles de Londres.

Gran Bretaña quiere deportarlo de vuelta a su país. Al país en el que el ébola mató a toda su familia. A donde Jimmy no quiso volver. Sin embargo, Europa quiere devolverlo a la muerte.

Los Juegos del hambre y la muerte

Todo sucedió en aquellos Juegos. A Jimmy le comunicaron que su tío murió de ébola en esos días. Acabó la competición como pudo.

Al terminar, decidió buscar refugio en Londres. En la estación de Glasgow le robaron el pasaporte y la cartera. Pidió dinero allí mismo y pudo llegar a la capital británica. Allí pudo contactar con un conocido que le alojó en Leicester, a 160 kilómetros de Londres.

Viendo un canal africano conoció la terrible noticia: su madre había muerto también de ébola. Al igual que sus tres hermanas y hermano. Todos adoptivos.

Sus padres biológicos habían muerto en la guerra civil de Sierra Leona al poco de nacer él. Con 5 años, vivía en un campamento para huérfanos del conflicto.

Con 20 años, su primera gran entrevista no ha sido para hablar de sus marcas en la pista. A pesar de tener una buena marca (10.58), los primeros interesados en hacerle preguntas han sido con los funcionarios de inmigración británicos.

No tiene visado. Esa es la razón de su detención. Él, que asegura que no quiere ningún subsidio ni ha estado trabajando de manera ilegal, conoce las implicaciones de haberse quedado en Londres de esta manera. Pero su situación es desesperada. Reconoce que incluso ha pensado en el suicidio.

Jimmy ha estado durmiendo en parques y autobuses, ha lavado su ropa en váteres públicos y en los días con suerte ha conseguido 1 libra para comprar una bolsa de patatas.

Uno de los recuerdos que guarda de aquellos Juegos de Glasgow es haberle pedido una foto juntos a Usain Bolt, el plusmarquista mundial. Lamentablemente, el jamaicano declinó porque estaba ocupado entrenando.

Esperanza

Cuando la burocracia y las políticas migratorias desprecian al ser humano en posición desfavorable, la solidaridad colectiva emerge para compensar esta injusticia: miles de personas de todo el mundo han ofrecido a Jimmy sus casas, comida, instalaciones y apoyo emocional. De Islandia a Australia pasando por Argentina y, por supuesto, Gran Bretaña. Incluso se ha puesto en marcha una campaña en change.org y otra en la que en 3 días se han recaudado ya más de 25.000 libras.

Si a Jimmy le deportan a Sierra Leona, no sólo no podrá entrenar en busca de su sueño, sino que tendrá que luchar por sobrevivir en un país en el que la última crisis del ébola ha matado a 3.500 personas.

Ahora, solo espera una decisión que le cambiará la vida: la concesión del asilo. Solo así podrá seguir entrenando para ser el uno de los mejores en los 100 metros lisos.

Sólo así podrá seguir viviendo.

Correr mientras te persigue la muerte. Literalmente

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar