PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Cuando la poesía se convirtió en tu porno favorito

H

 

Gracias a sus poemas eróticos el joven escritor Thomas Deslogis es el culpable de que miles de personas estén tomando contacto con la poesía en Francia

Luna Miguel

07 Marzo 2015 06:00

Imagen de Vex Ashley

Miles de millones de personas encienden abren cada día una pestaña de su ordenador, de su tablet o su smartphone, y allí teclean rápidamente las letras p-o-r-n-o. A continuación, tetas, pollas o varios y distintos tipos de agujeros comienzan a desnudarse y a moverse en sus pantallas con movimientos rítmicos, casi hipnóticos. No importa a qué hora, ni en qué lugar, ni bajo qué circunstancia. Mientras tú lees esto, miles de millones de personas estarán masturbándose al unísono alrededor del globo terráqueo.

No es algo difícil de imaginar. Tampoco es algo que haya que esconder. Todos sabemos lo que ocurre, y no hace falta enfrentarse a las cifras anuales de Pornhub para saber que somos unos adictos. El que también sabe esto es Thomas Deslogis, un parisino de 25 años que ha encontrado en la pornografía un vehículo para mandar su mensaje al mundo. No es lo que parece: Deslogis no es ningún tipo de actor revelación, sino un poeta. Un escritor que lleva desde que hace años batallando para que el género poético se haga viral en Francia, y que poco a poco lo ha conseguido gracias a sus brillantes ideas.



Bajo el título de Le porn la poésie, Thomas Deslogis ha creado un apartado en la célebre página Le Tag Parfait. Esta web es uno de los referentes mundiales del periodismo erótico y pornográfico, y en Francia se ha convertido sin duda en uno de los espacios culturales y de ocio más leídos de todo Internet. Como un Lui, pero no tan rancio. Como un cruce feliz entre Orgasmatrix y Jot Down. Como un espacio perfecto para que todo lo que más le importa al ser humano se cruce. Quien aquí entra no encuentra sólo tetas, sino que puede leer sobre cine, literatura o cultura pop.


Lo de Thomas Deslogis es terrorismo poético.



Por eso Deslogis es un genio. Él ha conseguido colar la poesía, ese género tan aparentemente muerto dentro y fuera de la cultura francesa, en el centro de la muchedumbre. Como quien coge un megáfono y se mete en mitad del Santiago Bernabéu para gritar versos. Como quien peta de mensajes de texto muy líricos o de citas de Rimbaud los rótulos de Gran Hermano durante un programa en directo. Lo suyo no es difusión. Lo suyo es terrorismo poético, un atraco a mano armada a los voyeurs de la red, una locura para demostrar a tantas personas que la literatura está en todas partes, y que sus ojos deberían acostumbrarse a la belleza de un verso afilado.



No es la primera vez, sin embargo, que Deslogis ataca así la red. Desde hace más de un año viene firmando su propia columna en la revista de tendencias y cultura Fluctuat. Allí, el joven poeta desgrana el mundo con sus Poèmes d’actu (poemas de actualidad), piezas que giran en torno a sucesos, noticias nacionales e internacionales, o bombazos de esos que rompen Internet. Poemas escritos en GIF, rimas para hablar de reformas laborales, odas a celebridades o a políticos y una continua lucha para hacer que el verso se convierta de una vez por todas en un arma periodística digna y respetada.



A pesar del humor, Thomas Deslogis es un autor muy serio que llena la red de artículos incendiarios contra la sangre vieja que recorre la cultura francesa. Él es consciente de que en su país tiene que haber un cambio. Históricamente ellos han estado a la vanguardia, pero hoy en día hay una nube gris entre sus creadores más jóvenes. Como explicaba Laura Vazquez en una entrevista concedida a PlayGround, lo que necesita Francia es rabia. Deslogis sabe lo que es la rabia, sabe lo que es la provocación, y también sabe lo que es hacer cosquillas en el cerebro de miles de millones de personas. Él lo consigue semanalmente en Le Tag Parfait con sus poemas dedicados a estrellas del porno o a escenas que encuentra mientras realiza sus naturales y tan universales búsquedas de pornografía en Internet.



Versos para la musa Vex Ashley. Descripciones exactas de un masaje sexual. La belleza alucinada de una felación interracial. La enormidad de un culo o de unas tetas tan grandes y bestiales como un sol naciente. La risa, el esperma, el orgasmo, la respiración entrecortada.

Todas esas son las cosas que inspiran a Deslogis y esa es la materia prima con la que logra crear cantos únicos.

Poemas distintos.

Patadas en el estómago a los viejos modelos.


Porque la poesía es el nuevo porno. Porque el porno es la nueva sentimentalidad. Porque sólo rompiendo así las reglas podremos despertar.



share