PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Tesla ha despedido a la ingeniera que denunció acoso sexual en la empresa

H

 

 AJ Vandermeyden hizo públicas en febrero las dinámicas de acoso y discriminación dentro de la compañía

silvia laboreo

02 Junio 2017 12:05

 Imagen vía Electreck


Acoso sexual, desigualdad en los salarios y discriminación constante. Estas son las denuncias que han provocado el despido de AJ Vandermeyden, una ingeniera que trabajaba para el gigante de los automóviles eléctricos Tesla.

La ingeniera presentó sus quejas el pasado otoño pero la denuncia saltó a los medios en febrero de este año, cuando el diario británico The Guardian publicó un artículo con su historia.

En él, Vandermeyden denunciaba el “acoso no deseado y penetrante” del personal, “el lenguaje inapropiado, los silbidos y abucheos” que recibía cuando bajaba a la planta de la fábrica, el menor salario que percibía pese a “realizar un trabajo igual en habilidad, esfuerzo y responsabilidad” y que fue ignorada por sus superiores masculinos cuando expresaba su preocupación acerca de “las deficiencias de las pruebas de calidad de los automóviles”.

La ingeniera, que fue contratada por Tesla en 2013, expresó entonces su preocupación acerca de un despido inminente. Un cese que ha tardado en producirse apenas cuatro meses.


Imagen vía Tesla motors


Tesla confirmó el despido de su empleada alegando que había hecho una revisión independiente a terceros del caso y que esta dictaminó que sus acusaciones eran falsas. “A pesar de recibir un tratamiento especial en repetidas ocasiones a expensas de los demás, la Sra Vandermeyden optó por demandar a Tesla y atacar falsamente a nuestra compañía en la prensa”, declaró un un portavoz. “Hemos considerado cuidadosamente los hechos y estamos absolutamente convencidos de que las afirmaciones de la Sra Vandermeyden eran ilegítimas, así que no hemos tenido más remedio que poner fin a su trabajo en Tesla”.

Sin embargo, los abogados de la empleada consideran que el despido obedece a una maniobra de venganza, de represalias contra su defendida. “Están muy claras las represalias. Alguien está tratando de inculcar a los empleados que cuando hablan sobre asuntos acerca de los que están legalmente autorizados a hablar, también pueden ser despedidos”, declaró a The Guardian el letrado de Vandermeyden. “Ella presentó la demanda en un intento de hacer que el lugar de trabajo en Tesla fuera más equitativo y justo, y para conseguir que Tesla cumpliera la ley”, explica el abogado.



Acoso sexual, desigualdad en los salarios y discriminación constante. Estas son las denuncias que han provocado el despido de AJ Vandermeyden, una ingeniera que trabajaba para el gigante de los automóviles eléctricos Tesla.


El caso de Vandermeyden es tan solo uno más dentro de la cascada de acusaciones de sexismo, discriminación y pésimas condiciones laborales que sacude a las empresas de Silicon Valley. Tesla, sin ir más lejos, saltó a los titulares el pasado mes por las denuncias de los trabajadores acerca de las condiciones casi esclavistas de la empresa.

Pero no es la única en tener actitudes sexistas hacia las empleadas. Google, ha sido acusada recientemente de pagar menos a las mujeres. Sin embargo, la compañía se negó a investigar la existencia de brecha salarial de género porque era “demasiado caro”.

Y una ex trabajadora de Uber denunciaba también la pesadilla de sexismo y acoso que tuvo que sufrir durante los años en los que trabajó para la empresa.

Testimonios que demuestran que el sueño idílico que un día fue Silicon Valley hace tiempo que empezó a resquebrajarse.



 


share