Actualidad

Fukushima no terminó: una medida de la central nuclear está a punto de empeorarlo todo

Ecologistas anticipan un desastre medioambiental

Getty

Una campaña quiere frenar un plan que pretende verter material radiactivo de Fukushima al Océano Pacífico. Tokyo Electric Power (Tepco), la compañía propietaria de la central nuclear, acaba de plantear liberar alrededor de 770.000 toneladas de agua radiactiva que se acumula en 580 tanques desde que empezó a enfriar los reactores tras la catástrofe.

Es la muestra de que el accidente nuclear no terminó con el terremoto y el tsunami de 2011. Los sistemas de refrigeración de la central quedaron destrozados. Para evitar que las barras de combustible del interior se derritieran y provocaran una fuga masiva radiactiva, los operarios han tenido que arrojar 300 toneladas de agua sobre los reactores cada día.

La solución propuesta por Tepco consiste en liberar ese agua repleta de tóxicos a la inmensidad del océano, pero el problema no se diluiría en él. Aunque muchos contaminantes se pueden filtrar, no existe una tecnología capaz de eliminar tritio, un componente radiactivo del hidrógeno, de ese agua.

Antes de comenzar, el gobierno japonés debe dar luz verde al plan de Tepco. Por eso la plataforma SumOfUS ha lanzado una petición para que la presión ciudadana disuada a Japón de llevarlo a cabo.

"No podemos permitir que el gigante de la energía responsable en parte de la mayor catástrofe nuclear desde Chernobyl continúe destrozando el ecosistema del Pacífico y las vidas que dependen de él", escriben.

Entre los firmantes que se suman en contra del plan se encuentran miembros del Parlamento Europeo como Michèle Rivasi (Francia), Bart Staes (Bélgica) o Rebecca Harms (Alemania) y organizaciones como Sociedad de Conservación Pastor del Mar (Canadá) o Mother Ocean (Japón). Los pescadores del país apuntan que será la condena final para el sector. El 40% de las especies siguen siendo no aptas para su consumo.

El pasado 30 de junio comenzó el proceso judicial contra tres exdirectivos de Tepco para estudiar si tuvieron alguna responsabilidad al no adoptar suficientes medidas preventivas. Más de 150.000 personas que vivían en los alrededor de la planta todavía no han podido regresar a sus casas debido a la peligrosa exposición radiactiva. Ahora la iniciativa quiere detener que la catástrofe se haga más grande.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar