PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Tener 100 orgasmos al día es un infierno

H

 

Y si no que se lo pregunten a quienes sufren este raro síndrome

Natxo Medina

23 Septiembre 2014 13:06

"Niño vampiro con dos cabezas nace en Wichita", "Elvis está vivo y se esconde en Torremolinos", "El pene de Hitler se guarda en las catacumbas de la Moncloa"... Los titulares de folletín forman parte de la cultura pop tanto como las latas de sopa de Warhol. Y además, como decían en Men in Black, en realidad son los únicos que dicen la verdad.

Por ejemplo, ayer el New York Post nos deleitaba con una historia que parecía mentira, y sin embargo, resultó ser dolorosamente cierta: un señor de Wisconsin tiene un problemón con sus orgasmos, ya que sufre más de 100 al día. Y sí, hemos dicho sufre.

El tipo en cuestión se llama Dale Decker, es padre de dos niños y amante esposo. Decker tenía una vida bastante corriente hasta que tuvo una lesión de espalda que le desplazó una vertebra. Según cuenta, ya en el viaje al hospital empezó a sentir que algo no iba bien: tuvo cinco orgasmos antes de llegar a Urgencias. El accidente le había provocado una condición que se conoce como Desorden de Excitación Genital Permanente (DEGP).

Vinculado a otros similares como el vaginismo o el priapismo, este síndrome fue documentado en los manuales médicos por primera vez en 2001. Provoca en hombres y mujeres una constante excitación de los genitales que no está ligada con el deseo sexual. Y ese es precisamente uno de los problemas más graves de quienes sufren esta condición. Decker por ejemplo puede tener muchos orgasmos, pero estos nunca son placenteros. Y sobre todo, nunca puede tenerlos con su mujer.

Por si fuera poco, su vida cotidiana está permanentemente condicionada por este problema. No puede salir de casa apenas ?y? por tanto es incapaz de llevar una vida normal, trabajar, o hacer la compra.

El hecho de que el DEGP se una condición poco estudiada y documentada, e incluso que muchos profesionales duden de su existencia, hace que no exista una diagnóstico estándar ni un tratamiento único. Normalmente quienes lo sufren han tenido previamente algún desarreglo hormonal, o ciertos problemas del sistema nervioso, y suelen tratarse con antidepresivos, anestésicos o psicoterapia.

Aún así, la tasa de suicidios entre los pacientes es alta, ya que muchos no encuentran salida para su estado. Y es que como dice el dicho, lo poco gusta, y lo mucho puede volverte loco. Esperemos que Dale no llegue a esos extremos y encuentre una vía para volver a la normalidad.

[Vía NYPost]

share