Actualidad

Suecia reinventa la democracia para crear "el supervideojuego"

El proyecto de crowdsourcing "Democreativity" pretende crear el primer videojuego a partir de la aportación de ideas globales

Como algunos de nuestros ceporros mediáticos nacionales nos recuerdan ocasionalmente, en los países escandinavos hace frío y luce poco el sol, y la gente tiende a suicidarse un poco más de la cuenta. Sí, en eso puede que sean campeones, ¿pero sabéis en qué son campeones también? En instituciones democráticas, ayudas sociales, libertad de expresión, nivel educativo y transparencia política. De entre todos ellos, Suecia ha sido recientemente señalada como primer país del mundo en expresión creativa, no sólo por contar con una población acostumbrada a innovar, sino porque su manera de entender la democracia, como bien común y libertad de pensamiento, hace que entre su población el índice de aceptación de ideas nuevas sea muy alto. No sólo crean, sino que aceptan con más facilidad la creación ajena.

Buena prueba de ello son proyectos como el recién estrenado "Democreativity", una iniciativa impulsada por Visit Sweden, el Swedish Institute, y Business Sweden, en colaboración con la pujante industria de videojuegos del país. "Democreativity" es una web en la que cualquier persona del mundo puede registrarse y compartir sus ideas para crear su videojuego ideal, o comentar las ideas de otra gente. Da igual lo rara que sea tu idea, los responsables de la plataforma la van a considerar y abrazar. De hecho, desde el principio esa parece ser la base del proyecto: que ninguna piedra quede sin remover y el mundo se pierda el mejor juego posible sólo porque alguien consideró que era demasiado extraño y nadie lo jugaría. Las únicas limitaciones: que las ideas no violen ninguna ley sueca, que respeten la privacidad de las personas, y que no sean spam.

¿La finalidad última? Un comité de expertos valorará todas las propuestas, señalará elementos comunes y elaborará un briefing para un "supervideojuego", que quedará colgado en la web para que cualquier desarrollador del mundo utilice las ideas para crear su pieza. El briefing también se hará llegar a los estudiantes de la Universidad de Skövde, para que desarrollen una serie de juegos a partir de éste. Quién sabe, tal vez de esta iniciativa salga el próximo Candy Crush, Battlefield o Minecraft, todos ellos proyectos nacidos en el país de Ingmar Bergman y hoy fenómenos millonarios.

Suecia demuestra la fuerza del bien común cuando lo público es realmente público (es decir, de todos) y no cuando se entiende sólo como algo que controlar por las instituciones. "Democreativity" tiene todos los números para ser una muestra más de que compartir no sólo es placentero, sino que es clave para el bienestar ciudadano, y que si los procesos colectivos se entienden bien, tienden a generar riqueza real para todos. Chúpate esa, Milton Friedman. Y vengan esas albóndigas suecas.

Vídeo

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar