PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Esta tierra es nuestra, jódete porque nos quedamos aquí

H

 

'Staying Power' es un fascinante recorrido visual por la comunidad negra de Gran Bretaña en la segunda mitad del siglo XX

Ignacio Pato

10 Febrero 2015 06:00

"Inglaterra es una puta. Tienes que saber cómo sobrevivir en ella", declamaba el poeta de origen jamaicano Linton Kwesi Johnson en 1980.

Este es un nuevo viaje a la otra Inglaterra. A medida que los superficiales swinging sixties tocaban a su fin y comenzaba la dura década de los 70, la Gran Bretaña conservadora se dio cuenta de repente de que no todo era blanco a su alrededor. Estaban por llegar la reafirmación del black power, la reacción skinhead racista y la depresión económica y política de un país que acabaría siendo literalmente desmantelado por Margaret Thatcher a partir de 1979.

En efecto, procedentes de las colonias perdidas o que aún le quedaban al Imperio Británico en el mundo, llegaron a las islas incontables personas en busca de un futuro mejor. Basta dar un dato: según la Ley de Nacionalidad Británica de 1948, y en virtud de sus colonias, existían en ese momento 800 millones de ciudadanos británicos. Con la metrópolis necesitando mano de obra para reconstruir el país, la oficialidad brit no había acabado de darse cuenta de que detrás de las y los trabajadores había unas personas. Había una comunidad.

En unos días da comienzo en el Victoria and Albert Museum de Londres la exposición Staying Power: photographs of Black British Experience 1950s-1990s. Desde el 16 de febrero hasta el 24 de mayo se podrá ver una colección compuesta por 118 imágenes que capturan diversos momentos de la vida de la comunidad negra en Gran Bretaña desde la década de los 50, además de fotografías tomadas por 17 fotógrafos y fotógrafas negras.

Las escenas que aparecen inmortalizadas se ocupan principalmente de momentos de la vida cotidiana. Podemos ver retratos, celebraciones, conciertos o hasta juegos infantiles. No hay épica, si es lo que buscas. Pero no se la echa en falta porque la épica, en determinados momentos, es resistir y vivir.


Inglaterra no es una puta, Inglaterra es negra



share