Actualidad

Spotify pone sus 'analytics' sobre la mesa

Tan sólo en 2013, la compañía ha destinado el 70% de sus ingresos a pagos por derechos de autor

Spotify tiene enemigos bien conocidos. Y casi siempre las voces más críticas con el servicio llegan desde el flanco de los propios artista. Thom Yorke, Nigel Godrich, Beck o Yannis Phillipakis de Foals han sido los últimos en denunciar el escaso rendimiento económico que la plataforma genera para los artistas, tachando su modelo de pernicioso para la creatividad, entre otras lindezas. Sus opiniones han echado nueva leña al fuego, alimentando una debate público al que Spotify no podía permanecer ajeno. Por eso desde el cuartel general de la plataforma han reaccionado poniendo sus números sobre la mesa, y lanzando de paso un mensaje esperanzador que promete mayores ingresos para los músicos en el futuro próximo si todos siguen apostando por la revolucionaria plataforma como hasta ahora.

Según la compañía, tan pronto como alcance la cifra de 40 millones de suscriptores (de momento cuenta con 25 millones en todo el mundo) los artistas podrán recibir una mayor cuantía económica por dejar escuchar su música. Este dato acaba de darse a conocer gracias a una nueva herramienta denominada Spotify Artists que intenta mostrar de forma transparente la viabilidad de su modelo de negocio.

Según Spotify, el 70% de sus ingresos totales van destinados a hacer frente al pago de derechos de autor a discográficas, distribuidoras y sociedades de gestión de derechos, quienes posteriormente se encargan de dar su parte correspondiente a los artistas. En este 2013 la plataforma ha invertido 500 millones de dólares en royalties, a los cuales hay que sumar el billón que desde 2009 ha destinado en total a la causa.

Mark Williamson, director de servicios para artistas de la compañía, argumenta en The Guardian que "el pago por reproducción es una forma incorrecta de medir" los rendimientos que genera Spotify, ya que la plataforma calcula el pago en relación al total de reproducciones y no a las de un artista individualmente. Ese pago por reproducción se sitúa entre 0,006 y 0,0084 dólares, según sus propias estimaciones. Williamson también clarifica que el pasado julio pagaron en torno a 3.300 dólares al mes por un "disco indie de nicho" y hasta 425.000 dólares por un "disco de éxito mundial".

“Sabemos que Spotify no es de momento perfecto para todos los artistas, pero aquí es donde estamos y dónde iremos”, comenta el propio Williamson, quien especifica que pese al escepticismo que genera su modelo de negocio “queremos ser lo más claros y transparentes acerca de cómo funciona”.

Con el fin de ofrecer una serie de servicios complementarios a los artistas, Spotify acaba de aliarse con Next Big Sound y Topspin. Juntos ofrecer una serie de nuevas herramientas a músicos y discográficas para que, a través de Spotify Artists, puedan verificar el impacto que sus temas tienen sobre los usuarios. Mientras que la primera permite saber de primera mano cuáles son las canciones más populares y ofrece información demográfica de alto interés sobre los oyentes potenciales (edad, sexo y residencia), que puede ser de utilidad, por ejemplo, para planificar una gira, Topspin permitirá en breve poder comprar artículos de merchandising e incluso entradas para conciertos sin necesidad de abandonar la aplicación. Todo para aumentar el valor que Spotify ofrece a los artistas. Y, con suerte, acallar la ola de críticas.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar