Actualidad

Solo se tenían el uno al otro y acabaron unidos en sangre

Cuando los padres de Elizabeth Haysom aparecieron muertos, su novio de entonces asumuió la culpa. Ahora dice que es inocente.

Pensaba que él era mi alma gemela, mi compañero de vida, mi mitad creativa. Él abrió en mí una puerta que muchos dirán que es mejor dejar cerrada.

Elizabeth Haysom había estado reprimiendo durante mucho tiempo lo que sentía por un compañero de universidad: odiaba sentirse vulnerable. Elizabeth prefería volcar todo su odio sobre los hombres que mostraban interés en ella, despreciaba su lujuria facilona y pasiones volátiles, los torturaba y hacía que se humillaran hasta conseguirla. Les echaba el mejor polvo de sus vidas y, luego, los abandonaba.

Sin embargo, lo que Jens Soering le hacía sentir era diferente. Era intenso y real. Decía amarlo con una parte de ella que nunca nadie podría arrancarle...

1. El artista torturado y la actriz en blanco y negro

Era principios de los ochenta. Elizabeth y Jens acababan de ingresar en la Universidad de Virginia y se habían conocido en una reunión de bienvenida. Sus acentos británicos los habían marcado y unido.

Elizabeth había abandonado un futuro brillante para recorrer Europa y drogarse

Elizabeth venía de recorrer Europa con una amante. Había abandonado uno de los institutos femeninos más prestigiosos de Londres y un futuro brillante en el Trinity College de Cambridge para experimentar con las drogas y darse a la vida bohemia.

Jens, por el contrario, era un hijo modélico. Un alemán de padre burócrata que había nacido en Tailandia pero se había criado al sur de Estados Unidos.

En el instituto había editado el periódico del colegio, había ganado premios de arte y tocaba la guitarra en grupos de rock.

Jens desprendía el aura de un artista torturado y Elizabeth el de una actriz francesa que fumaba en blanco y negro. 

2. Cartas de amor desesperadas

Las vacaciones de invierno los separaron. Ante la falta de internet, mensajes de texto o la existencia de móviles, los dos se intercambiaron extensas cartas de enamorados.

En su casa, la tristeza poseía a Jens. Su padre era un hombre autoritario y temperamental. Su madre alcohólica y propensa a estados depresivos.

En su casa, Elizabeth tampoco se sentía mejor. No se llevaba bien con sus padres y era como si Jens y ella solo se tuvieran el uno al otro.

En su casa, la tristeza poseía a Jens

El 21 de diciembre de 1984, Jens escribió:

Tengo el 'arma' definitiva para cuando conozca a tus padres. Están sucediendo cosas extrañas en mí. Creo que podría hacerles perder el juicio por completo, que les diera un ataque al corazón o incluso que empezaran a amar el resto del mundo.

El encuentro se produjo aquel mismo invierno. Los padres de Elizabeth fueron a visitar a su hija al campus y comieron juntos.

Jens no consiguió hacerles perder la cabeza pero la química entre ellos brilló por su ausencia. Los Haysom interrogaron al novio de su hija con preguntas sobre su familia y pasado y concluyeron que era un bicho raro que no la merecía.

La relación continuó a pesar del rechazo paterno y cuando las vacaciones de primavera separó otra vez a los dos, su amor volvió a trasladarse al papel:

¿Sería posible hipnotizar a mis padres? ¿Hacerles vudú? ¿Los mataría eso? Parece que estar tan concentrada en su muerte les está causando problemas. Mi padre casi se cae por un barranco con el coche después de comer y luego casi lo aplasta un árbol al llegar a casa. Mi madre (borracha) se ha caído al fuego. Creo seriamente que debería probar la magia negra... Podemos esperar a graduarnos para no volver a verlos o deshacernos de ellos pronto.

Elizabeth

3. Sangre

Las luces estaban encendidas. La puerta no había sido forzada. La mesa seguía puesta y el matrimonio Haysom yacía bañado en sangre en el suelo.

Alguien les había apuñalado e intentado cortar la cabeza.

Alguien que había llegado durante una comida y se había sentado a comer y a beber vodka con ellos. Los niveles de alcohol en sangre de Derek y Nancy Haysom eran altísimos.

El asesino de los Haysom había comido y bebido con ellos

Derek había sido atacado en la misma mesa. Lo apuñalaron 36 veces y le seccionaron la yugular y la carótida hasta que murió desangrado intentando escapar.

Nancy lo hizo en la cocina.

A continuación el asesino había intentado limpiar la escena y se había aseado en el cuarto de baño como quien se lava los dientes rutinariamente después de una comida.

Cuatro tipos de sangre diferente se encontraron en la escena del crimen: los correspondientes a Nancy y Derek, uno que casualmente coincidía con el de su hija y pequeñas manchas de otro que coincidía con el de su novio Jens.

Sin embargo, en 1985 las pruebas de ADN aún no eran factibles.

4. Bonnie and Clyde 

Elizabeth y Jens tenían coartada. Habían alquilado un coche y pasaron el fin de semana en Washington D.C. viendo películas y encerrados en el hotel. Sin embargo, el coche había recorrido 600 kilómetros más de los necesarios. Justo los que se habrían necesitado para ir a matar a sus padres y volver.

Elizabeth explicó a los investigadores que se habían perdido.

Reuniendo y analizando pruebas, el FBI diseñó el perfil del asesino de los Haysom: una mujer que conocía a la familia. Sin embargo, durante mucho tiempo, la principal sospecha recayó sobre otra persona.

Jens y Elizabeth tenían coartada

Era el crimen perfecto hasta que, en plena investigación, los amantes huyeron a Europa y se convirtieron en los principales sospechosos.

Dieron la vuelta al mundo:

París, Luxemburgo, Bangkok, Moscú... Vivían de estafar y robar. Cambiaban su identidad constantemente con documentación falsa. Jens y Elizabeth se convirtieron en Tim y Julia. Novios a la fuga que repetían sus nombres falsos hasta cuando hacían el amor.

Era un tiempo de libertad concentrada. Un tiempo en el que parecían haber decidido vivir de golpe todos los pequeños momentos aislados de libertad absoluta que un ser humano está destinado a vivir a lo largo de una vida, para, a continuación, pasar el resto de sus días privados de ellas.

Separados. Sin esperanza ni amor ni final feliz.

**Elizabeth y Jens fueron detenidos por estafa y extraditados a EEUU donde fueron condenados por la muerte de los Haysom. Aún hoy, muchas preguntas permanecen sin resolver. Jens asumió toda la culpa para proteger a Elizabeth. Pensaba que lo deportarían a Alemania y así la libraría a ella de la cadena perpetua que, a día de hoy, cumple él. Ahora Jens se declara inocente y lucha para que se reabra el caso.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar