PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Snapchat podría estar cavando su propia tumba con esta nueva herramienta

H

 

¿Se ha cargado Snapchat lo que la hacía especial?

Juan Carlos Saloz

07 Julio 2016 19:44

Snapchat acaba de anunciar Memories, la nueva herramienta que permitirá a los usuarios tener un archivo de imágenes. Un timeline que, como ocurre con Facebook o Instagram, se puede ir actualizando y retocando a voluntad.

Por primera vez, podremos engañar a todo el mundo haciéndoles creer que hemos hecho la foto en ese momento

El vídeo publicado por Snapchat esclarece las principales funciones de la herramienta. Al hacer una foto por la app, los usuarios tendrán la posibilidad de, en vez de subirla a “Mi historia” o enviarla por privado a un contacto, poder guardarla en este apartado.

En Memories, los usuarios tendrán una galería completa de imágenes que podrán clasificar en diferentes álbumes. Las imágenes podrán editarse una vez hechas e incluso volverse a subir a “Mi historia”, por lo que no tendrán que ser realizadas al instante como viene sucediendo hasta el momento.

Incluso, se podrán utilizar los geofilters del lugar donde se ha hecho esa captura a posteriori, así como los filtros de velocidad. Por primera vez, podremos engañar a todo el mundo haciéndoles creer que hemos hecho la foto en ese momento.

Y, si quieres guardar alguna imagen algo “comprometida”, podrás compartirla con un código PIN para que solo puedas verla tú o quien quieras que la vea. Vamos, una manera mucho más práctica de enseñar nudes sin tener que hacértelos al instante.

Todo pinta muy bien. Las funcionalidades de Snapchat crecerán y todo indica a que se convertirá en una red social sin nada que envidiar a Instagram, Twitter o Facebook en todos los niveles. Sin embargo, Memories también podría significar el fin de la marca Snapchat.

Si algo bueno tiene Snapchat es que es una red social espontánea.

Pero, por culpa de Memories, la capacidad de improvisación de Snapchat puede irse a pique.

Para subir selfies de nuestras maravillosas vacaciones ya tenemos Instagram. Si queremos subir fotos de una reunión de amigos utilizamos Facebook.

Snapchat era para explicar las movidas que estábamos haciendo en el momento. Para grabarnos haciendo el imbécil mientras caminamos o ponernos filtros idiotas mientras estamos tumbados en el sofá.

Pero con Memories todo el castillo que han construido, todo el fenómeno tan extraño y tan viral que han conformado, puede caer de golpe.

¿Para qué queremos otra red social de  galerías de fotos?

Probablemente su objetivo sea destronar a Instagram. Pero si no lo consigue podría haber empezado a cavar su propia tumba.


share