Actualidad

‪"Es como si esperasen a que muera un árbitro para tomar medidas"‬

Una llamada telefónica del Sindicato de Árbitros nos deja bastante preocupados por la violencia en la base del fútbol español

Algo no va bien cuando alguien, a voz en cuello, manda a prostituirse a una niña de 14 años, haciéndola llorar.

Ni cuando una veintena de menores escucha frases como "te voy a rajar vivo, de aquí no sales".

O cuando a una chica de 21 años le gritan que "ojalá Franco levantara la cabeza y os mandara a vuestro sitio, que es la cocina" o "deja ya el banderín, los únicos palos que puedes agarrar son de fregonas y de pollas".

Algo no anda bien cuando cada fin de semana lo que debería ser una fiesta deportiva se convierte en una tenebrosa ceremonia de odio y miedo con el árbitro como víctima propiciatoria.

Definitivamente, algo está podrido cuando quien denuncia esa realidad tiene que ampararse en el anonimato: en mi móvil recibo una llamada que viene de un número oculto. Se trata del el portavoz del Sindicato de Árbitros.

I. UN SINDICATO ANÓNIMO EN LOS MEDIOS

"Somos muy críticos con los dirigentes arbitrales, la denuncia que realizamos no está bien vista por su parte". Así justifica su decisión de no desvelar su identidad. Podría haber represalias.

El Sindicato de Árbitros se formó hace dos años con la unión de una decena de colegiados de toda España. "Ahora somos en torno a 120. A través de las redes nos siguen miles de compañeros", asegura el portavoz, que confirma que el apoyo directo de colegas profesionales de 1ª y 2ª se diluye porque "se jugarían su puesto; serían apartados inmediatamente".

La presión que ejerce el sindicato es fundamentalmente mediática. Se hacen eco de todas las agresiones que les llegan y tratan de que la opinión pública presione a los dirigentes para tomar medidas.

II. DE 'MOROS DE MIERDA', PUÑETAZOS Y ESCUPITAJOS

Su portavoz ilustra con datos y casos esa especie de terrorismo "deportivo" que sufre el colegiado cada fin de semana. "Nosotros hemos publicado unos 400 casos, de los que dos tercios son agresiones físicas y el resto verbales, pero esos 400 son un porcentaje mínimo de la realidad. Estimamos en torno a 50 agresiones físicas, centenares de amenazas y miles de insultos cada fin de semana", nos dice.

"Ayer mismo nos hicimos eco del caso que a mí más me ha indignado en los últimos meses. Fue en Cádiz, con insultos racistas a los asistentes que obligaron a detener el partido. Se trataba de una invasión del campo en el descanso durante la que tuvieron que esquivar varios puñetazos y escupitajos y otra invasión a poco del final en la que casi pegan a los jugadores visitantes y a los árbitros", dice. 

‬«Estimamos en torno a 50 agresiones físicas, centenares de amenazas y miles de insultos cada fin de semana»‪

Se refiere al partido Florida-Guadiaro de 2ª Andaluza senior del pasado 28 de febrero. El acta de ese partido refleja frases como "tú lo que eres es un moro de mierda" o "lo que tienes que hacer es irte a tu país, machupichu de mierda". Tras la segunda y definitiva invasión, el árbitro decidió suspender el partido. Entonces el presidente del club local, el Florida, engañó al árbitro, que había solicitado que se avisase a la policía. El presidente no hizo tal llamada, y tuvo que ser el propio colegiado quien lo hizo. Finalmente, la fuerza de orden público le dijo que no podían garantizar su seguridad y que tenían que irse de allí.

"Pues bien", dice el portavoz del sindicato, "la Federación andaluza ha sancionado con un mes de inhabilitación y 36 euros de multa al árbitro, porque entiende que este no tenía motivos para suspender el partido".

"Parece que tenga que morir un árbitro para que se tomen medidas serias", se lamenta.

III. ESTADIO MUNICIPAL DEL PATRIARCADO

Además de terreno abonado para el desprecio y la xenofobia, los campos de fútbol son espacios abrumadoramente machistas.

Aunque la RAE recoge ya el término árbitra, el portavoz es tajante: "En todos los partidos que he visto arbitrados por compañeras hay insultos machistas. Se les dice que tienen que estar en casa fregando, que lo único que saben hacer es prostituirse o hacer felaciones. Tienen todos nuestros problemas pero agravados por el machismo de la sociedad patriarcal".

En ocasiones hay partidos de categoría infantil en los que menores de 13 años asisten a insinuaciones de dudoso gusto como "árbitro, tú me parece que estás con alguna hermana de los niños".

Por supuesto, los insultos homófobos, ideales para presuntamente menoscabar la virilidad que exige el fútbol, están siempre presentes.

En este clima no es difícil que la llama prenda. Hace un par de días ocurrió la última desgracia del fútbol amateur en España, cuando un jugador de 24 años del Alhaurín de la Torre B recibió un navajazo en el corazón en el campo de El Palo, en la provincia de Málaga y dentro de la Tercera Andaluza.

IV. LA INICIATIVA CATALANA

¿Pasa la solución más inmediata por detener el partido? Aquí se evidencia la desigualdad de voluntad entre distintas federaciones territoriales. Mientras la andaluza aplica multas y se pone en contacto con árbitros para que no se relacionen con el sindicato, "la federación catalana es pionera en el asunto con un proyecto que desde hace un mes detiene los partidos en caso de violencia verbal. Al tercer parón, se suspende el partido". Para el portavoz, es un acierto.

Solo la justicia ordinaria parece útil, ya que, según el sindicato, "la deportiva es ridícula, unos insultos o amenazas pueden saldarse con sanciones de 15 o 20 euros".

V. HOOLIGANS DISFRAZADOS DE PADRES

En la raíz de esta violencia encontramos a hooligans disfrazados de padres. Para el sindicato, el 80% de la violencia en el fútbol se debe a ellos. "El problema es que ven el fútbol de formación como un desahogo para ellos. Creen que sus hijos van a ser profesionales, que van a solucionarles la vida, y se toman cada partido de estos niños de 7 u 8 años como si fuera la final de la Champions", denuncia el portavoz.

"La competitividad, la presión que hay sobre estos chavales es alucinante. No puede ser que se les esté educando a base de gritos, con insultos, pidiéndoles que peguen patadas al rival, despreciando al árbitro… Porque lo que no podemos pretender luego es castigar a los de 20 años cuando llevan 10 años educados en la violencia. Pitágoras decía que si educamos a los niños, no tendremos que castigar a los mayores. Esa es nuestra base, el castigo no sirve de nada", remata.

‬«Después de que el campo fuese invadido hasta en dos ocasiones, un árbitro tuvo que llamar a la policía, que dijo que no podía garantizar su seguridad y que tenía que marcharse de allí. Tras suspender el partido, la Federación ha sancionado con un mes de inhabilitación y 36 euros de multa al árbitro. Decían que no tenía motivos para suspender el partido.»‪

El portavoz es muy crítico con esos padres que creen que "estás entorpeciendo el futuro de su hijo". Tampoco exime de culpa a los medios, que siempre tendemos a ver en el árbitro a un enemigo del juego. "Titulares que hablan de robos de goles o de que tal árbitro se interpone en una victoria no ayudan. No recuerdo ninguno positivo, los halagos de periodistas son muy aislados", argumenta.

En nuestra conversación aparece el modelo individualista y competitivo encarnado en la rivalidad Cristiano Ronaldo vs Leo Messi. Para el sindicato, "los futbolistas deben ser ejemplo para los niños, y esto es un deporte colectivo".

VI. 'ME INSULTAN LO NORMAL'

Si preguntamos a cualquier aficionado al fútbol si le suena el cántico "Hoy tú de negro, mañana tu familia", seguro que más de la mitad respondería que sí. Si preguntamos por las menciones a la madre, a la esposa o a los hijos "del de negro", la cifra se dispararía al 100%. La pregunta es cuántas sonrisas o silencios hay alrededor de esos gritos.

El portavoz del sindicato arbitral hace autocrítica: "La situación está normalizada por nuestra parte, parece que es 'normal' que nos insulten, que nos amenacen... dentro de un tiempo quién sabe si será ‘normal’ que te peguen un poco”. 

"Nos han educado para tragar con todo. En el arbitraje no está bien visto que se haga constar la violencia en las actas, y eso nos convierte en parte del problema. La violencia tiene que quedar reflejada en documentos oficiales: actas, partes médicos o denuncias", afirma sobre el principal consejo a jóvenes árbitros.

"Tienen que hacer constar todo en el acta, parar los partidos, identificar a los agresores. Solo así podemos huir del ocultismo que hay en nuestras federaciones. El árbitro en problemas puede acudir a nosotros, le vamos a ayudar en todo de manera gratuita, tenemos expertos juristas. Porque si no lo denuncian, seguirán sufriendo esa violencia. Ellos, y los árbitros del futuro", afirma.

VII. A LA VIOLENCIA SE LA COMBATE CON PASIÓN

Antes de colgar el teléfono, es importante que desmontemos un mito. "Nosotros somos un deportista más. Muchos ‘aficionados’ se escudan en que somos mercenarios, que estamos ahí por el dinero y que al aceptar eso, aceptamos los insultos", nos dice el portavoz sindical.

"Cada federación territorial tiene sus tarifas", prosigue. "En partidos de niños podemos hablar de entre 15 y 20 euros por partido. Según subes de categoría puedes llegar a 30 euros, pero todo el dinero está en 1ª y 2ª. Fuera de ahí, no hay. En 2ªB se cobra menos de 300 euros por partido, y se pitan 12 partidos al año. Si un árbitro de 2ª B quiere conseguir dinero, solo puede aspirar a ser cuarto árbitro de 1ª, por lo que cobra unos 1.500 euros por encuentro".

En 1ª División el partido se paga a 3.438 euros brutos y complementa un sueldo fijo que ronda los 10.000 mensuales. Hablamos de una élite de solo 20 colegiados entre los más de 15.000 árbitros federados en España.

Desde el sindicato se definen como un equipo sin afición detrás. Con desprecio y con un reparto muy desigual del dinero. ¿Por qué lo hacen entonces?

Por la pasión. "Sin ella es imposible aguantar más de una o dos temporadas”, se despide el portavoz.

Y nos deja pensando que la responsabilidad es colectiva, sí, pero especialmente de todos los que amamos el fútbol y no queremos darle la razón a quien dice que es un deporte de cavernícolas.

‬«Un equipo sin afición»‪

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar