PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Escenas terroríficas de una extraña infancia

H

 

La artista china Shi Mohan llena el mundo de vísceras y alucinación

Luna Miguel

02 Enero 2015 14:28

Encontrar belleza no es una tarea fácil: unos hablan de amaneceres, otros prefieren señalar a la luna llena, y algunos, los más conformistas, se quedan con el color rojo de las rosas, como si en el mundo no pudiera haber nada más hermoso. Pero lo cierto es que lo hay, y que muy pocos se atreven a mirarlo. El rojo, también, de la sangre. El rojo, también, de las vísceras. El rojo de todas esas cosas que están calientes y que brotan de nuestro cuerpo puede convertirse en lo más bonito que tenemos. 

De vísceras va el arte de Shi Mohan, una joven pintora de China, cuyos cuadros e ilustraciones rondan lo gore y lo surrealista. Protagonizados por niños pequeños, estos mundos están marcados no sólo por las pesadillas de la infancia, sino también por un imaginario asfixiante al tiempo que atractivo. La carne, la mutilación, la malformación y la naturaleza pervertida están aquí presentes demostrando, una vez más, que la belleza puede ser sinónimo de palabras aparentemente tan feas.

Sólo hay que saber encontrar los colores y las formas exactas. Y no es fácil, pero cuando se consiga, nos emocionará brutalmente. Shi Mohan nos emociona y nos da miedo, y nos recuerda que hay un mundo más allá del que vemos, donde la ficción es un salvavidas y donde unos sueños que perturbarían a los mismísimos Tim Burton o Aleksandra Waliszewska pueden convertirse en realidad. 


El horror de la belleza también puede ser hermoso.



share