Actualidad

El Senado de EEUU vota a favor de facilitar el acceso a las armas por parte de personas con enfermedad mental

75.000 personas a las que se considera no aptas para gestionar su propia cuenta bancaria sin ayuda podrán comprar armas sin limitaciones

El Senado estadounidense decidió ayer votar a favor de eliminar una ley que establece limitaciones en el acceso a las armas por parte de personas diganosticadas con enfermedades mentales. Personas que han sido consideradas por un tribunal psiquiátrico como no aptas para gestionar su propia cuenta bancaria podrán empezar a comprar armas sin ningún tipo de restricción

La norma anulada, promulgada por la administración Obama, establecía que en todo el país había cerca de 75.000 personas a las que se considera demasiado enfermas a nivel mental como para poder hacerse cargo del uso responsable de un revólver o arma semiautomática. Estas personas sufren esquizofrenia, trastornos psicóticos severos y otros problemas que, a juicio de los profesionales psiquiátricos, les impiden manejar sus asuntos financieros u otras tareas básicas del día a día, sin ayuda de un tercero.

De acuerdo al Senado, todos estos impedimentos no son la clave del problema ya que los derechos de la Segunda Enmienda, el derecho a la posesión de armas, de estas personas tienen que ser la principal preocupación.

Con todos los votos republicanos, y algunos demócratas, el Senado votó este miércoles la anulación de un proyecto de ley que prohibía que estas personas tuvieran un arma en las manos

El senador republicano, Charles Grassley, ha liderado el bloque que pedía la retirada de la medida de Obama y ha asegurado ante el Senado que la medida era discriminatoria y si "un individuo específico puede ser violento debido a la naturaleza de su enfermedad mental, entonces el Gobierno debería tener que demostrarlo".

En estos momentos, la ley federal ya prohíbe la venta de armas a los enfermos mentales pero no requiere que los estados informen sobre sus antecedentes en este sentido. La norma de Obama paliaba este asunto con el requerimiento de que la Seguridad Social creara una base de datos con los nombres de estas 75.000 personas y obligara a las tiendas a consultarla antes de proceder a una venta.

La anulación de esta norma ha suscitado polémica y miedo ante lo que pueda pasar a partir de ahora en un país en el que la tasa por muertos de armas de fuego alcanzó las 11.961 personas solo en el 2014, números propios de una guerra.

La anulación de esta norma ha suscitado polémica ante lo que pueda pasar a partir de ahora en el país en el que la tasa por muertos de armas de fuego alcanzó las 11.961 personas solo en el 2014, números propios de una guerra

El senador republicano Christopher Murphy ha sido el primero en criticar la decisión oponiéndose a la votación. "Si no puedes manejar tus propios asuntos financieros, ¿cómo podemos esperar que vayas a ser un administrador responsable de un arma de fuego peligrosa y letal", se preguntaba el demócrata.

La medida, que por supuesto ha contentado de sobremanera a la Asociación Nacional del Rifle, también ha despertado el fantasma de la masacre de Sandy Hook, una escuela de Newtown atacada por una persona con problemas mentales que utilizó un rifle de asalto adquirido legalmente para matar a 20 niños y 6 profesores.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar