PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La razón científica tras el éxito de los vídeos de reacciones de YouTube

H

 

Los mecanismos cerebrales que explican el éxito de PewDiePie y compañía

PlayGround

04 Abril 2016 18:48

Los videos de reacciones son, junto a los tutoriales de maquillaje y el comentario de videojuegos, uno de los formatos más emblemáticos de YouTube.

A grandes rasgos, se trata de vídeos en los que observamos a un sujeto reaccionando ante algo que ve, escucha o experimenta. Hay vídeos de niños reaccionando ante ejemplos de tecnología arcaica, de abuelas escuchando a Slipknot y de youtubers reaccionando a otros youtubers. Un ejemplo:



Su popularidad es tal que cuando hace unos meses los responsables del canal Fine Bros intentaron patentar el formato la indignación fue equivalente a si McDonalds hubiese intentado registrar la palabra “hamburguesa”.

Pero, ¿a qué se debe este éxito? ¿Qué hace que nos guste tantos ver a personas que no conocemos de nada reaccionando ante todo tipo de cosas?

Una posible explicación podría estar en nuestro cerebro. Concretamente, en lo que se conoce como neuronas espejo. Se trata de aquellas neuronas que se activan tanto cuando se realiza una acción como cuando se observa a otro llevar a cabo dicha acción.

Descubiertas en los monos macacos, la presencia de las neuronas espejo en el cerebro humano todavía es controvertida. Algunos estudios cuestionan su existencia, mientas que otros las señalan como la clave en capacidades cognitivas como la imitación o la empatía.

Esta última podría ser otra de las razones por las que nos atraen tanto los vídeos de reacciones: en ellos percibimos emociones que reconocemos como propias.

“Me imagino que, cuando vemos a gente reaccionar, sus respuestas son procesos fácil de traducir. Cuando ves a alguien reaccionar con una gran respuesta, es mucho más fácil empatizar porque sabes exactamente lo que están sintiendo”, dice la psicóloga clínica Andrea Weinstein a Ars Technica.



Eso ayudaría a entender a por qué la gran mayoría de los protagonistas de los vídeos de reacciones, de PewDiePie a los niños que protagonizan los vídeos de Fine Bros pasando por BigQuint, tienden al histrionismo y la sobreactuación.

Para Weinstein, se crea una conexión con el protagonista de los vídeos a dos niveles. Primero, porque reconocemos la emoción que está sintiendo y, segundo, porque compartimos esa misma emoción.

Es decir, la razón primordial por la nos gustan los vídeos de reacciones sería que nos vemos a nosotros mismos en la pantalla. O mejor dicho, una versión convenientemente exagerada de nosotros mismos.  Y a todos nos gusta ser los protagonistas.

[Vía Ars Technica]


share