PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Esta silla de ruedas 'open source' quiere cambiar la vida de los discapacitados de África

H

 

Hecha con trozos de bicicleta, es fácil de ensamblar, barata de reparar y posee un mecanismo de suspensión especial para ir por todo tipo de terrenos

A.O.

15 Diciembre 2016 06:00

A la hora de idear soluciones nuevas, no hay nada como la experiencia personal. Janna Deeble, un joven de 23 años, sufrió un accidente que lo dejó en una silla de ruedas durante unos meses. Aunque no fue de forma permanente, él, que creció en Kenia, se dio cuenta de que si el mundo ya parece complicado recluido en una silla de ruedas en países con facilidades, la vida de los discapacitados en África Oriental debía ser enormemente cruda.

Dispuesto a cambiar la realidad de esas personas, Deeble ha rediseñado la silla de ruedas tradicional.

SafariSeat, su silla de ruedas, tiene varias particularidades que la hacen única. Para empezar, como explica, está hecha con materiales locales y partes de bicicleta, por lo que cualquiera podría arreglarla sin grandes costes ni dificultades si se rompiera. Luego, porque puede utilizarse para ir por cualquier tipo de terreno —por el desierto o la jungla, no solo por aceras o asfalto— al poseer un mecanismo que imita la suspensión de los coches y hace que todas las ruedas se mantengan pegadas al suelo para dar estabilidad.

Con su invento Deeble no quiere hacer negocio. Su diseño es de código abierto, lo que significa que su diseño está a disposición de cualquiera de forma  totalmente gratuita. Cualquiera puede bajarse planos, modelos e instrucciones para construir su propia SafariSeat. Deeble, de momento, espera recaudar suficiente dinero a través del crowdfundig para materializar tantas sillas como sean necesarias para mejorar la vida de las personas con pocos recursos que han perdido la movilidad.

En África Oriental se calcula que uno de cada 200 discapacitados carece de una silla de ruedas. Que pudieran tener una como la SafariSeat haría menos complicados los retos a los que se tienen que enfrentar cada día. El joven emprendedor lo tiene claro: "Dándoles independencia a través de la movilidad le permites a esas personas conseguir un trabajo, cuidar de sus hijos o convertirse en miembros activos de su sociedad. Una vida más allá de los confines de su propia casa".

share