Actualidad

La ley rusa que despenaliza la violencia doméstica pasa la primera votación en la Duma

La propuesta de ley pretende convertir la violencia doméstica en una simple "falta administrativa" en un esfuerzo por "preservar la autoridad parental"

Solo una paliza al año. Sin lesiones de gravedad. Y con informes médicos que así lo certifiquen. Estas son los tres factores en los que se ampara el gobierno ruso para seguir adelante con su idea de despenalizar la violencia en el ámbito familiar.

Ayer se aprobó en primera lectura en el Parlamento Ruso el proyecto de ley que pretende convertir la violencia doméstica y de género en una simple falta administrativa.

La mayoría fue aplastante: 368 votos a favor, un voto en contra y una abstención.

El anteproyecto de ley fue propuesto el pasado julio por la diputada ultraconservadora del Consejo de la Federación , Elena Mizulina, famosa por su ley de la “propaganda gay” que prohíbe desde hace 3 años los comportamientos homosexuales en público. En su momento, Mizulina justificaba así su propuesta: Por una bofetada en la familia una persona puede ser condenada a 2 años de prisión y quedarse con la etiqueta de 'criminal' para toda la vida, o recibir una multa de 40.000 rublos. Esta situación es inaceptable. Es necesario corregir la ley y eliminar estas situaciones absurdas".

Siguiendo esa lógica aplastante, la diputada conservadora propuso que las agresiones en el entorno familiar, incluidas la violencia de género, deberían considerarse tan solo una falta administrativa. En su momento la propuesta de la diputada levantó ampollas en un país en el que el 40% de las agresiones violentas se producen en los hogares y donde el dicho “si te pega, te quiere” está grabado a fuego en la tradición social.

"Por una bofetada en la familia una persona puede ser condenada a 2 años de prisión y quedarse con la etiqueta de 'criminal' para toda la vida, o recibir una multa de 40.000 rublos. Esta situación es inaceptable. Es necesario corregir la ley y eliminar estas situaciones absurdas"

Más de medio año después, esta indignante propuesta ha llegado a La Duma. Según expuso Mizulina en su discurso de este miércoles en el parlamento, “no es lógico que tenga más castigo una agresión dentro de la familia a un familiar próximo, que fuera”. Para ella, convertir la violencia doméstica en una falta administrativa permitirá “defender la familia tradicional, amenazada si el marido va a la cárcel”.

Las penas de los delitos no pueden contradecir el sistema de valores de la sociedad (…). En la cultura tradicional de la familia rusa las relaciones paternofiliales se basan en la autoridad del poder de los padres y las leyes deben apoyarlo”, incidía la política.

De aprobarse la nueva ley, el agresor se enfrentaría a tan solo una multa de 500 euros, un arresto de 10 o 15 días o 120 horas de trabajo social. En el caso de los maridos que cometan violencia de género contra sus mujeres, solo irán a prisión si lo hacen de forma habitual.

En Rusia, el 40% de las actividades criminales se producen en los hogares y el dicho “si te pega te quiere” está grabado en la imaginario social

Muchos han sido los que han mostrado su indignación por esta primera votación, ya que consideran que de aprobarse la ley se produciría una explosión de violencia doméstica y de género en los hogares rusos.  

Desde 2015, el número de casos de violencia doméstica ha crecido en un 20% en comparación con datos de 2010. Más de 36.000 mujeres son agredidas por sus parejas cada día y 26.000 niños son objeto de abusos por parte de sus padres cada año. Además, según sugiere la ONG ANNA Center, más de 14.000 mujeres mueren cada año como resultado de esta violencia.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar