Actualidad

Un informe afirma que Rusia tiene en su poder información que podría comprometer a Donald Trump

El dossier revela toda una colección de perversiones sexuales, negocios en el extranjero y estrechas relaciones con Rusia que podrían servirle a Putin para chantajear a Trump, pero ¿es ético publicarlo si no está verificado?

Kompromat, o lo que es lo mismo, "poseer información comprometedora y oscura sobre alguna figura pública", es oficialmente nuestra nueva palabra rusa favorita. Si en los 90 adjuntamos a nuestro vocabulario la perestroika y en la primera década de los 2000 la palabra troika se volvió un denominador de connotaciones odiosas, estos últimos meses llenos de revelaciones e informes secretos han estado marcados por el kompromat.

Donald Trump es el último político en verse estrangulado por ese nuevo vocablo. O al menos así lo aseguran medios como la CNN o BuzzFeed al hilo de un informe que supuestamente evidencia que la inteligencia rusa tiene a su disposición toda una colección de informaciones escabrosas sobre el nuevo presidente de EEUU que limitan sus movimientos cuando se trata de hablar del Kremlin.

¿Qué sabemos del informe?

El martes por la noche, CNN publicaba un artículo en el que se informaba de que Trump, Obama y ocho importantes miembros del Congreso estadounidense habían recibido un resumen de 2 páginas que certificaba que Putin sabía hasta el secreto más velado de la vida de Trump.

El sumario se basa en un dossier más extenso de 35 páginas elaborado por la empresa privada de un exagente británico del M16, el servicio de inteligencia británico, al que, según CNN, los agentes estadounidenses otorgaban máxima credibilidad.

Un informe de 35 páginas publicado por CNN y BuzzFeed asegura que Rusia chantajea a Donald Trump con sus secretos más ocultos

Poco después de airearse la historia, que parece ser que circulaba entre las agencias de seguridad y los medios desde hacía meses, BuzzFeed decidía publicar el dossier completo advirtiendo que las acusaciones que contenía eran "explosivas", "no verificadas" y algunas "erróneas".

El contenido del informe es tan sórdido como jugoso.

Durante 35 páginas se relatan detalles de los negocios de Trump en China y con la petrolera rusa Rosneft. Sobornos a empresarios de compañías extranjeras. Las evidentes relaciones con Rusia que mantiene tanto el magnate como los que dirigían su campaña electoral y hasta relatos detallados de las perversiones sexuales del nuevo presidente de Estados Unidos.

No reproduciremos por entero esos detalles pero podemos afirmar que el hashtag #GoldenShower (lluvia dorada) se convirtió en muy pocos minutos en Trending Topic en Twitter.

En el informe se relatan detalles de los negocios de Trump en China y con la petrolera rusa Rosneft. Sobornos a empresarios de compañías extranjeras. Las evidentes relaciones con Rusia que mantiene tanto el magnate como los que dirigían su campaña electoral y hasta relatos detallados de las perversiones sexuales del presidente

¿Qué pasaría si el informe fuera cierto?

Justo después de que se publicaran las informaciones, Trump usaba Twitter para desmentir todo que se decía en él. Con un mensaje en mayúsculas, el presidente electo aseguraba que todo eran "noticias falsas" y que no se trataba de otra cosa que de una "caza de brujas".

Como las informaciones no han sido verificadas —aunque existe la evidencia de que los servicios secretos estadounidenses confían en que son ciertas—, las implicaciones que podrían tener no están muy claras. Pero si fueran ciertas, la integridad política de Trump se vería gravemente comprometida incluso antes de llegar a la Casa Blanca. Sin duda podrían desencadenar toda una serie de investigaciones criminales que harían que el Congreso apartara a Trump de Washington.

Si por contra se comprueba que son falsas, el magnate habrá ganado la guerra que mantiene contra la CIA desde que esta revelara que el hackeo de los correos demócratas había sido coordinado desde Moscú para poder beneficiar a Trump.

Si las acusaciones fueran ciertas, podrían activar una serie de investigaciones criminales que podrían apartar a Trump de la Casa Blanca incluso antes de llegar a ella

Si no podemos verificar la autenticidad del dossier, ¿por qué se ha publicado?

BuzzFeed, que ha publicado el informe completo y subrayado con las partes más escabrosas, asegura que a pesar de no poder verificar la autenticidad ha decidido hacerlo público "para que los estadounidenses puedan formarse sus propias opiniones sobre el tema". Según asegura el editor jefe del medio, Ben Smith, la publicación del dossier refleja cómo ven "el trabajo de los reporteros en 2017".

Pero no todos los periodistas están de acuerdo con su visión.

David Corn, reportero de la revista Mother Jones, aseguró en su Twitter que él mismo tuvo acceso al informe en octubre pero decidió no publicarlo porque no se podían comprobar los hechos e "incluso Donald Trump merece justicia periodística". David A. Graham, reportero de The Atlantic, considera que su publicación incluso podría ser "perjudicial para el periodismo".

Kelly McBride, que se dedica a la ética periodística en el Instituto Poynter, se pregunta "¿dónde está el trabajo del reportero?". A ella, un vertido de información no confirmada, al estilo WikiLeaks, no le parece que sea periodismo.

BuzzFeed, que ha publicado el informe completo y subrayado con las partes más escabrosas, asegura que a pesar de no poder verificar la autenticidad ha decidido hacerlo público "para que los estadounidenses puedan formarse sus propias opiniones sobre el tema"

No obstante, también hay periodistas que apoyan a BuzzFeed. Richard Tofel, presidente de ProPublica, sostiene que "los ciudadanos deben tener evidencias para hacer consideraciones por sí mismos".

Lo que sí está claro es que con la publicación del informe BuzzFeed ha puesto a los demás medios entre la espada y la pared. A los periodistas no nos ha quedado otra opción que ignorar por completo la información o repetirla, y teniendo en cuenta que oficialmente vivimos en la época de la postverdad, donde las emociones cuentan más que la realidad, ignorar algo que ya ha corrido como la pólvora es completamente imposible.

La publicación del informe sin verificar ha despertado importantes dudas sobre la ética del periodismo entre los medios y la posibilidad de que desde estemos contribuyendo a propagar la era de la postverdad

Aún así, si se demuestra que las investigaciones son falsas, Trump se dará un buen baño de superioridad moral y volverá a reírse, una vez más, del trabajo de los periodistas acusándolos de ser propagadores de información falsa y comprometer la veracidad de los medios. Un kompromat que podría poner en riesgo hasta la libertad de expresión.

[Vídeo relacionado]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar