Actualidad

Rusia prohíbe los Testigos de Jehová porque representan "una amenaza para la sociedad"

La decisión ocurre después de que varios exadeptos denunciaran que la congregación había "controlado por completo su vida íntima, su educación y su trabajo"

Los 175.000 Testigos de Jehová de Rusia presencian en estos momentos como su "religión" se evapora de la esfera legal. El Tribunal Supremo (TS) ruso acaba de prohibir la congregación, ha ilegalizado sus actividades y además ha ordenado la incautación de todos sus bienes. También se ha ordenado el cierre de su sede en San Petesburgo tras catalogarlos de "extremistas".

¿La razón? Según dijo la abogada del Ministerio de Justicia, Svetlana Borisova, la congregación representa una "amenaza para los ciudadanos, para el orden público y para la seguridad de la sociedad".

Para que se emitiera la sentencia que ha dictaminado el principio de su final, Borisova llevó a varios exadeptos a la corte para que compartieran sus experiencias con el grupo religioso y demostraran que los altos cargos de la iglesia "habían controlado por completo su vida íntima, su educación y su trabajo".

                                                                                                                                                                                     Wikipedia

Evidencias que se confirman con escándalos y denuncias que han tenido lugar en varios países del mundo. En el caso de España, durante los últimos meses se han denunciado injusticias e intromisiones en la vida privada con nombre y apellido: a David García querían juzgarle por adulterio, a Israel Florez le dijeron que no hablara sobre los abusos sexuales que había sufrido a los cinco años en la congregación y a la hermana de Florez la sometieron a un juicio paralelo por divorciarse.

Por su parte, los abogados de los Testigos de Jehová de Rusia negaron las acusaciones del TS y han declarado que apelarán la sentencia, que aún no ha entrado en vigor. Aunque los que se atrevan a oponerse a su decisión podrían enfrentarse a una multa de varios millones de euros y a entre seis y diez años de prisión.

"Realmente estoy muy sorprendido porque no esperaba que algo así fuera posible en la Rusia moderna, donde la Constitución garantiza la libertad religiosa. Pero en la vida real no solo no se respeta la Constitución, sino que tampoco se respetan las leyes ", dijo el representante de la congregación en Rusia, Yaroslav Sivulsky.

La abogada del Ministerio de Justicia, Svetlana Borisova, dijo que la congregación significaba una "amenaza para los ciudadanos, al orden público y a la seguridad de la sociedad"

Desde hace años, se conoce que los miembros de la organización han sido reprimidos en Rusia a través de ataques, irrumpciones en sus iglesias o múltiples arrestos, según informa The Independent. Otros países también se han enfrentado a ellos por la vía judicial por no querer hacer el servicio militar o por negarse a recibir transfusiones de sangre, sin embargo, la mayoría no se ha atrevido a prohibirlos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar