PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Poemas para sobrevivir a una barbarie

H

 

La editorial Sexto Piso publica 'Aún queda mucho por decir', de Rose Ausländer, un poemario donde la luz vence a los momentos más oscuros de la memoria

Luna Miguel

16 Febrero 2016 17:30

(Imagen de Laura Makabresku)

No te preocupes

por mi muerte

Yo viviré

también

bajo la tierra

Ella me alberga

me guarda

en su aliento

Juntas

creceremos


Este poema de Rose Ausländer es una cápsula que guarda la tristeza y la belleza suficientes como para entender la importancia de su obra.

Ausländer fue una poeta alemana cuya vida estuvo marcada siempre por la supervivencia al Holocausto.

De pequeña, tanto ella como su madre lograron pertenecer a las mínimas cifras humanas que mantuvieron la vida tras el exterminio de 50.000 judíos en su ciudad natal.

La muerte, el llanto, la tierra, el paisaje, el yo, la huida, el miedo, la verdad, la política, la supervivencia...

La vida fue doblemente vida entre sus órganos, pues después de haber conocido la barbarie, Ausländer viajó por todo el mundo, escribiendo pequeños poemas afilados, parecidos a la delicada violencia de la nieve.

La muerte, el llanto, la tierra, el paisaje, el yo, la huida, el miedo, la verdad, la política, la supervivencia...

Son algunos de los temas que aparecen en su obra, y que la autora fue plasmando en una amplísima producción, de la que ahora la editorial Sexto Piso publica el libro Aún queda mucho por decir.

La palabra es una medicina contra la barbarie

Sólo el título de este poemario ya deja muy claro cuál es la postura de Rose Ausländer frente al mundo, y es que después de la barbarie, todavía queda mucho por hablar, por narrar, por volver poema incluso si el dolor azota, o incluso si el camino hasta ahora ha sido oscuro.

¿No es la palabra, acaso, una medicina contra la oscuridad?

Las golondrinas

han emigrado

de la tierra de los niños

Emigrada

la tierra de los niños

Los niños

envejecidos

Yo

en la tierra de nadie

construyo castillos en el aire

con papel

share