Actualidad

Así es la moda que más odian los policías racistas de EEUU

Pyer Moss lleva a la brutalidad policial a la semana de la moda de Nueva York

"Soy negro, soy diseñador, vivo en un tiempo en el que esto está pasando. Veo chicos más jóvenes que yo que están siendo asesinados por adultos que utilizan el miedo como excusa".

El diseñador Kerby Jean-Raymond hizo estas declaraciones a la agencia de noticias AP hace dos días. Este joven fundador de la marca Pyer Moss ha conmocionado la New York Fashion Week con su nueva colección para la primavera 2016.

Si bien es cierto que el mundo de la moda cada vez se politiza más, nadie en Nueva York esperaba una colección como la de Jean-Raymond.

Tan explícita, tan violenta y oscura. Tan real.

Botas salpicadas de sangre, manchas de spray, colores y texturas duras, cintas en el cuello y en las muñecas, bolsos que recuerdan a las fundas de las pistolas.

Antes del desfile, un público poco acostumbrado a enfrentarse a los problemas sociales fue forzado a ver una proyección de 15 minutos con 16 testimonios reales de brutalidad policial.

Mujeres y hombres negros relataron ante la élite de la industria de la moda su sufrimiento, lo que ocurrió el día en que sus familiares inocentes fueron asesinados a manos de los agentes del orden.

El diseñador no mostró ninguna prenda hasta que terminó el vídeo.

Una vez empezó el desfile pudieron verse looks con mensajes inequívocos, como "I can't breathe" ("No puedo respirar"), una frase tristemente célebre.

Por si los asistentes no recordaban el origen de la expresión, Jean-Raymond se lo recordó proyectando el vídeo en el que Eric Garner, de 43 años, es bloqueado por varios policías a pesar de sus gritos. Murió poco después en el hospital.

"Mientras tenga esta plataforma y mientras la gente me escuche voy a posicionarme sobre esto, es importante para mí", dijo Jean-Raymond a The Huffington Post.

La temporada pasada el mismo Jean-Raymond diseñó una línea de camisetas con el título "They have names" ("Tienen nombre"), en alusión a las víctimas. El cantante Usher las ha lucido en muchos de sus conciertos.

Ante una colección tan reivindicativa y dura, el primer gesto es de sospecha.

"¿Conciencia racial o estrategia de marketing?"

No es la primera vez que los diseñadores de moda se aferran a consignas y estéticas de movimientos sociales como un gesto de oportunismo comercial. 

Sin ir más lejos, numerosas iniciativas ciudadanas han popularizado prendas con la frase "I can't breathe" en señal de rechado a la brutalidad policial y al racismo.

Es decir, hay un clima social que hace prever que una colección de moda con esos mensajes podría venderse bien. 

Imagen de la cuenta de Instagram de Kerby Jean-Raymond.

Hay casos recientes que apoyan la sospecha. Ocurrió con la línea de Karl Lagerfeld para Chanel, que bebía de la estética del movimiento feminista desde el Mayo del 68 hasta la actualidad, pero desde una perspectiva superficial.

El propio Lagerfeld dijo en una entrevista a Harper's Bazaar que "nunca sería feminista porque no es suficientemente feo". 

Gestos de la industria como este acostumbran a desactivar discursos rebeldes y revolucionarios para convertirlos en tendencia. Sin embargo, el público y los medios de comunicación parecen opinar lo mismo sobre los diseños de Jean-Raymond: no son oportunistas, sino sinceros.

Jean-Raymond es negro, y ha diseñado esta colección desde su propia experiencia, de una forma honesta. 

Como afirmó al The Huffington Post, él ha sido detenido y cacheado por la policía de Nueva York al menos una docena de veces con tan solo 28 años.

Aunque su vida como diseñador valorado por la industria no es la misma que la de la mayoría de personas negras del país, aunque hay diferencia de clase, Jean-Raymond se identifica con las víctimas. Hace suya su lucha porque la lucha es suya.

Ante el racismo, Jean-Raymond dice: " Breathe, breathe, breathe".

"Respira, respira, respira"

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar