Actualidad

Robin Gibb de los Bee Gees fallece a los 62 años

El artista perdió la vida tras una operación intestinal para tratar su cáncer de colon e hígado

Escasos días después de la muerte de Donna Summer, las amantes de la era dorada de la música disco siguen llorando por el fallecimiento de Robin Gibb, el inconfundible falsete de los icónicos Bee Gees. Tras habernos dado un primer susto en abril de 2012, quedando en coma durante una semana a resultas de una intervención quirúrgica motivada por el cáncer de colon e hígado que venía padeciendo desde 2010, Gibb fallecía ayer, 20 de mayo, por culpa de la misma enfermedad que ya acabó con la vida de su hermano Maurice en 2003.

Aunque en 1967 empezaron a probar las mieles del éxito como grupo vocal, no fue hasta 1977 que los hermanos Gibb como Bee Gees conquistaron las listas de éxitos estadounidenses (y por consiguiente, las del resto del mundo) con su contribución a la banda sonora de “Fiebre del Sábado Noche”. A ese filme le debemos buena parte de su leyenda, canciones inmortales cuyas armonías siguen inalterables en la mente de millones de personas.

Desde 2010 Robin presidía la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC) e, incluso, durante los últimos meses estaba trabajando en su debut en materia de música docta con un réquiem dedicado a las víctimas del Titanic. Se desconoce si algún día podremos escuchar el resultado de esas partituras, pero desde aquí, con motivo de la trágica noticia, queremos mostrar nuestras más sinceras condolencias a su familia. Le recordaremos siempre por su gran y particular voz.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar