Actualidad

La República Checa crea una policía especial contra las noticias falsas

El Ministerio de Interior quiere combatir las "fake news" con una unidad especial de agentes armados con ordenadores y smartphones

La República Checa se ha propuesto combatir las noticias falsas que circulan por Internet. Alarmados por la avalancha de publicaciones fraudulentas e interesadamente inexactas que han inundado la red en los meses anteriores a las elecciones estadounidenses, los prohombres del Gobierno checo quieren protegerse de cara a sus propios comicios presidenciales, que se celebrarán en 2018.

Para mantener a raya las "fake news" y limitar sus posibles efectos, al Ministerio del Interior checo no se le ha ocurrido otra cosa que crear un equipo especial de la verdad. La nueva unidad gubernamental, dirigida por Benedikt Vangeli, tiene previsto recorrer la web y las redes sociales con sus ordenadores y smartphones a la busca y captura de noticias falsas y, sobre todo, propagandísticas.

Según el periódico The Washington Post, el objetivo número uno es la propaganda rusa que puede llegar a la República Checa a través de medios oficiales que publican en checo, organizaciones pseudomediáticas que atacan a la OTAN y a la Unión Europea, y grupos paramilitares de defensores del Kremlin.

La nueva unidad gubernamental, dirigida por Benedikt Vangeli, tiene previsto recorrer la web y las redes sociales con sus ordenadores y smartphones a la busca y captura de noticias falsas y propagandísticas

Para los nuevos agentes de la verdad, los métodos propagandísticos actuales recuerdan a los de la era soviética. Se difunden noticias de dudosa veracidad que van desde la afirmación furibunda de que ningún soldado ruso ha puesto un pie en Ucrania a sugerir cosas como que Angela Merkel es una amenaza global por acoger a los musulmanes refugiados.

"No tenemos capacidad o voluntad política para cerrar todos estos sitios web", sostiene Ivana Smolenova, miembro del Instituto de Estudio de Seguridad de Praga, "lo único que podemos hacer es trabajar en nuestra propia defensa".

La unidad especial, compuesta de momento por 15 personas, ya ha realizado algunas operaciones preliminares. Las publicaciones falsas que encuentran las tuitean remarcando que no tienen ni un gramo de verdad. "Así es como nos defendemos. No tiramos las noticias. Nosotros no censuramos", sostiene Vangeli.

La unidad, compuesta de momento por 15 personas, ya ha realizado algunas operaciones preliminares. Las publicaciones falsas que encuentran las twittean remarcando que no tienen ni un gramo de verdad

Sin embargo, los críticos al nuevo sistema argumentan que el trabajo de comprobar la verdad de algo se mueve sobre la franja fina que separa lo que es desmentir con rigor y que un gobierno recomiende lo que sus ciudadanos deben leer y lo que no.

"Esto pondría al Gobierno en la posición de actuar como un medio de comunicación, que debe ser la tarea del periodismo clásico", argumentó Markus Bechedahl, importante activista alemán.

Ni siquiera en el seno del Gobierno existe un acuerdo total al respecto de la creación de estas patrullas. El propio presidente checo, Milos Zeman, que mantiene posturas prorrusas, ha declarado que "nadie tiene en monopolio de la verdad".

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar