Actualidad

Habla la opositora que está cambiando la identidad sexual de Bolivia

Rayza Torriani nos relata su camino del trabajo sexual a la lucha por una Ley de Identidad de Género en su país

Rayza Torriani no ha tenido una vida fácil. Nació como Víctor y ha conocido el rechazo de su círculo más cercano y también el de la mayoría de una sociedad, la boliviana, inmersa desde hace años en un proceso de cambio social que de momento tiene el respeto a la identidad sexual como asignatura pendiente. Ahora está cerca de hacer historia como artífice de una pionera Ley de Identidad de Género que protegerá la dignidad de una elección vital. El que sigue es su testimonio vital y político narrado por ella misma.

EL FINAL DE LA INOCENCIA

«Vengo de una familia de clase media. Mis padres se separaron y mi madre, que era de Perú, me llevó con ella. Al volver a los 13 años a Bolivia, mi padre me dijo 'yo no tengo un hijo maricón, no sé qué hizo tu madre contigo. No te conozco'.

»Desde muy pequeña tuve que trabajar para sobrevivir. Hice de cocinera, vendedora o peluquera. He dormido en las calles, en coches abandonados. Conocí a chicos de mala vida y comencé a delinquir.

»Hice amistad con una travesti, Vanessa, que me llevó a un night club. Era tan inocente que no cobré por mi primer servicio.

»Yo me llamaba Mariela de día y Rayza en el club. Tenía 18 años y dos vidas. Cuando algún cliente se pasaba, yo me ponía dura y defendía a las chicas. Y así me convertí sin querer en una líder».

EL APOYO DE EVO

«Poco a poco comencé a moverme en redes de activistas. En 2007 formé la primera red de mujeres trans del estado plurinacional de Bolivia. He trabajado con todo tipo de mujeres, indígenas, estudiantes o amas de casa.

»En las últimas elecciones quise ser candidata a diputada nacional por el Partido Verde. Mi documento decía que yo era Víctor y por ley se me exigía la tarjeta del servicio militar. Ahí comenzamos a exigir al gobierno que se cumpla la no discriminación que contempla la constitución en su artículo 14.

»Hay leyes, pero falta que se respeten. Mi crítica al gobierno es que no tiene un compromiso político claro para hacer valer algunas leyes igualitarias que ya existen.

»Bolivia es muy cerrado, es un país muy conservador. Mucha gente piensa que este es un país respetuoso con el diferente. Si eso es así yo no sé en qué país vivo entonces, porque el estigma está bien presente.

»Me sorprendió que Evo Morales firmase a favor del proyecto de Ley de Identidad de Género porque yo soy miembro de la oposición... aunque él está en campaña para lograr presentarse a su reelección. Ahora el gobierno ha presentado la ley para su aprobación definitiva, aunque quieren que el asunto permanezca en perfil bajo para no irritar a la iglesia.

»Buscamos el reconocimiento de nuestra identidad, la posibilidad de cambio. Es fundamental porque hay quien no tiene ni nombre y así no hay vida plena. Es una ley que va a facilitar la vida de las nuevas generaciones».

ESTAMOS VIVAS

«Yo a los 9 años ya sentía una inquietud diferente, pero no sabía qué era exactamente. Mi red promueve la educación de padres y madres para que respeten a sus hijos e hijas porque el núcleo familiar es básico. No queremos que nadie nos tolere, sino que nos respeten.

»Desde mi experiencia, les diría a todos los chicos y chicas que la fortaleza más grande es aprender a vivir con uno o una misma. Pasamos y pasaremos situaciones muy duras, pero esta sociedad, aunque nos violenta, no nos ha matado.

»Estamos vivas y aquí seguimos».

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar