PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Mujeres sirias queman sus burkas celebrando que han sido rescatadas del ISIS

H

 

Fueron obligadas por el Estado Islámico a llevarlos por su estricto código de vestimenta

S.L.

24 Julio 2017 15:02

Getty

“Dame un mechero, voy a quemar esto”, grita una mujer siria mientras sostiene un burka negro. Ella, como tantos otros ciudadanos sirios, ha vivido durante meses el infierno en Raqqa, el último bastión del ISIS en Siria. Un infierno que finalizó el pasado jueves, cuando fue rescatada por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS).


LA FDS, una alianza de milicias kurdas y árabes respaldadas por la coalición internacional liderada por Estados Unidos, y las Unidades de Protección Popular (YPG) han rescatado en los últimos días a varios ciudadanos sirios atrapados en Raqqa. Todo forma parte de la última ofensiva de las FDS para hacerse con el control de la ciudad, una batalla que ha logrado importantes avances en la orilla sur del río Éufrates.

En un vídeo publicado en Twitter por las Unidades de Protección Popular (YPG) de Rojava, el estado kurdo de Siria, se puede ver las reacciones de alegría de las familias que han logrado escapar del yugo del Estado Islámico.

Las mujeres se quitaban los burkas que han tenido que llevar por encima de sus vestidos y entre gritos y llantos los tiraban al suelo para quemarlos luego. “Quemadlas, que Alá las queme. Quemaron a mi padre, quemaron a mi padre”, decía una mujer señalando las ropas negras. “Ojalá estuviera con nosotros en este día feliz”, añadía.

Los hombres pedían a los barberos que les afeitaran la barba que se habían dejado crecer para seguir con las estrictas reglas del Estado Islámico.



En los últimos días, las fuerzas militares han conseguido cercar aún más al ISIS en el territorio que rodea a su última fortaleza en Siria. El pasado sábado, la Fuerza Aérea siria informó que la aviación militar había dirigido ataques contra diversos centros de agrupación y abastecimiento en la comarca sureste de Raqqa. Todo ello, unido a los avances de las milicias kurdas, augura que imágenes de burkas quemados, barbas afeitadas y caras de felicidad de mujeres y hombres sirios cada vez serán  más habituales. 



share