Actualidad

Querido friki: deja Pornhub y sal a buscar el amor

Este es el libro que todo nerd necesita para encontrar a su media naranja

El bueno siempre gana, y eso es algo que nunca vamos a poder cambiar en la historia de los cómics o de la televisión… De acuerdo, puede que en algunas películas el bueno también muera o desaparezca y que entonces sea el malo quien suelte una risa parecida a un diabólico “Muajajajajá”. Sin embargo, sabemos que al final del todo, nos quedará una sensación de orgullo: nuestro protagonista luchó y luchó hasta el final, siempre con la cabeza alta.

De luchar hasta el final es de lo que va Friki love (Ed. Timunmas), el nuevo libro del misterioso Jorge Vesterra, ese mismo que hace unos meses sacó al mercado Yo soy tu padre. Después de aquella divertidísima guía de paternidad para papás frikis, Vesterra ha creado una aún más divertida guía de ligoteo para amantes de Star Wars o El Señor de los Anillos, para adictos a las nuevas tecnologías y para millennials tímidos, temerosos de no encontrar jamás el verdadero amor.

¿Pero a qué viene ahora un libro de autoayuda, si con Tinder parecía que todo estaba solucionado? Porque como dice Vesterra en la introducción, para triunfar en el amor hay que ser clásico. Por eso los frikis, entre otras cosas, juegan con ventaja: son coleccionistas de libros, de juguetes, de posters de películas y de todo cuanto tenga que ver con lo analógico. Ellos, más que ninguno, dan valor a lo que se puede tocar, quizá porque están acostumbrados a los mundos de ficción, y conocen perfectamente la diferencia entre lo que está ahí y lo que no.

El amor se puede tocar. Claro que se puede tocar. Y si no, que se lo pregunten a esas parejas fantásticas que las leyendas modernas nos han entregado: Superman y Lois, Anakin y Padmé o incluso, aunque menos rimbombante: Leonard y Penny, dos de los personajes más queridos de las series actuales.

Leonard y Penny son la prueba de que además de los chistes sobre sagas galácticas, juegos de mesa oscurísimos o convenciones de cómic, los corazones pixelados también tienen mucha importancia. Al fin y al cabo The Big Bang Theroy no es sólo una serie sobre científicos locos, sino más bien sobre cómo ciertas personas con habilidades sociales más bien nulas acaban integrándose a fuerza de muchos golpes. ¿Y cómo lo consiguen? Pues gracias al humor.

El humor es lo que recorre las relaciones de los personajes masculinos de esta sitcom, al igual que la de los que habitan el interior de la serie Silicon Valey. Es curioso que todos ellos, supuestamente inútiles con las chicas, acaben conquistando sus corazoncitos a golpe de risas. La risa de Jorge Vesterra también es contagiosa en este manual, que al final no sirve tanto para ligar como para pasar un buen rato autoparodiándose, jugando y rellenando casillas delirantes.

Los ejercicios que el autor nos invita a hacer aquí dentro, de hecho, podríamos realizarlos cada uno de nosotros, seamos del género que seamos, y tengamos la orientación sexual que tengamos. El único requisito, eso sí, es el de ser un friki redomado, conocedor de todos los idiomas intergalácticos, de todos los árboles genealógicos de George R.R. Martin, o de cualquier detalle de la vida de Jobs… más o menos.

Porque al final los buenos ganan, definitivamente. Los chicos buenos. Las chicas buenas. Los aspirantes a superhéroe que no necesitan ser un superhéroe para hacer cosas heroicas y bonitas, o para conseguir lo que durante tanto tiempo persiguen con pasión. Jorge Vesterra ha conseguido, entre estas páginas, que nos olvidemos de los demonios y de los malhechores. Como en Yo soy tu padre, el autor enmascarado no ha creado sólo un manual de autoayuda más, sino que ha conseguido construir una especie de comedia romántica definitiva de la cultura nerd.

Como en Super Mario, aquí no se trata de conseguir a la princesa, si no más bien de superar el camino disfrutando de la aventura.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar