PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Putin y Le Pen: ¿una historia de amor que se rompe?

H

 

Tras un tiempo de muy buenas relaciones, los rusos le han pedido a Le Pen que devuelva el dinero prestado para su campaña

Margaryta Yakovenko

05 Enero 2017 15:33

La ultraderecha francesa está quedándose sin dinero. Los últimos dos años, un crédito de un banco ruso ha sido la garantía de solvencia del partido Frente Nacional. Pero ahora, a la líder del partido Marine Le Pen se le exige que devuelva el dinero.

A finales del mes de diciembre, la Agencia de Garantía de Depósitos, una corporación estatal rusa, presentó una demanda judicial con el requisito de cobrar la deuda que Le Pen había contraído con el banco First Czech Russian Bank (FCRB).

La deuda, en concreto, es un crédito de 9 millones de euros que el Frente Nacional pidió al banco en 2014. Sin embargo ahora, el mismo banco acaba de ser disuelto y Le Pen debe devolver el préstamo que aseguraba la existencia de su partido.

A finales del mes de diciembre, la Agencia de Garantía de Depósitos, una corporación estatal rusa, presentó una demanda judicial con el requisito de cobrar la deuda que Le Pen había contraído con el banco First Czech Russian Bank.

"La pérdida del FCRB fue un duro golpe para nosotros. El préstamo de Rusia era un recurso estable. Ahora estamos buscando otros préstamos", ha declarado a Bloomberg el tesorero del Frente Nacional, Wallerand de Saint Just.

Según el mismo medio, actualmente Marine Le Pen además de intentar devolver el crédito está tratando de recaudar los 21 millones de euros que necesita para financiar las campañas de presidenciales y legislativas de este año.

Por el momento, después de comprobar que ningún banco francés quiere darle préstamos, Le Pen no ha tenido otra opción que recurrir a su padre, Jean-Marie Le Pen, antiguo líder del Frente Nacional, al que ha pedido 6 millones de euros de acuerdo a Politico.

Después de comprobar que ningún banco francés quiere darle los 21 millones de euros necesarios para la campaña presidencial y legislativa, Marine Le Pen le ha pedido 6 millones de euros a su padre Jean-Marie Le Pen.

¿Está Putin cansado de Le Pen?

Después de que en 2014 se conociera la noticia de que el partido de ultraderecha francés estaba financiado por un banco ruso, las relaciones entre el Kremlin y Le Pen fueron evidentes.

En los últimos años se ha demostrado que miembros del Frente Nacional han realizado numerosos viajes a Moscú y a Crimea. De hecho, el apoyo de Le Pen a Putin es algo que la candidata ni siquiera se ha preocupado de ocultar. Le Pen ha apoyado la actuación de Rusia en Siria, ha declarado en contra de las sanciones a Moscú y en los últimos días ha defendido como "legítimo" el referéndum de anexión de Crimea a Rusia lo que, por cierto, le ha valido la sugerencia del Ministro de Exteriores ucraniano de prohibirle la entrada a Ucrania.

Sin embargo, con el cierre por parte del Banco Central de Rusia del banco ruso que alimentaba las arcas del partido, parece que la buena relación entre Putin y Le Pen está en sus momentos más bajos. Sobre todo si tenemos en cuenta que hace apenas un año el tesorero del Frente Nacional anunció que el partido tenía pensado pedir 25 millones de euros a bancos rusos para financiar la campaña presidencial.

¿Es posible que el presidente ruso se haya desencantado con Le Pen? Y si es así, ¿cuál es la razón del hastío?

¿Es posible que Putin se haya desencantado con Le Pen y ahora apoye a François Fillon?

Parte de culpa podría tenerla François Fillon, candidato conservador francés que lidera, con escaso margen, los sondeos presidenciales. Fillon, al igual que Le Pen, también es admirador de Putin y es uno de los que más apuesta por el fin de las sanciones europeas a Rusia.

Si el Kremlin ha decidido posicionarse, ¿ha visto Putin en Fillon al verdadero caballo ganador?

share