Actualidad

¿Pueden los videojuegos acentuar el racismo?

Es al menos lo que sugiere un nuevo estudio universitario sobre ocio electrónico y comportamiento

¿Puede un videojuego realmente convertirte en un sujeto racista? Los investigadores de la Universidad de Ohio no dirían tanto, pero sí que parecen afirmar que tienen potencial para reforzar los prejuicios raciales que ya llevamos incorporados. Para ello pusieron a 126 personas (60% hombres) a echarse unas partidas a juegos como "Saints Row 2" o "WWE SmackDown vs. Raw 2010", todos ellos bien cargaditos de violencia explícita. Unos manejaron personajes blancos y otros negros, todos ellos caracterizados según ciertos estereotipos. Tras las sesiones, los jugadores respondieron a una serie de tests y asociaciones de ideas. Aquellos que manejaban personajes negros parecían más inclinados a asociar este color de piel con comportamientos violentos o imágenes negativas.

¿Qué quiere decir esto en realidad? Con los estudios sobre videojuegos, como con los relacionados con casi cualquier forma de ocio, uno nunca sabe si le están vendiendo la moto o si realmente hay una base científica en lo que de otra manera podrían resultar meras especulaciones. Un día te dicen que jugarlos te hace más creativo y mejora tu capacidad de tomar decisiones. Otro, que te pueden convertir en una bestia sin control, o cualquier otra cosa horrible. Y ya no sabemos qué pensar entonces. Al fin y al cabo, la de los videojuegos es una industria muy potente, y con capacidad de influir en el criterio de cualquier gabinete psicológico. Cuando se mueve panoja ya se sabe.

La estrategia entonces es respirar hondo, contar hasta diez y pensar que normalmente el problema, sea cual sea, ya lo traen en parte los jugadores de casa. Multitud de estudios sí que parecen coincidir en que la exposición continuada a videojuegos violentos aumenta los niveles de agresividad del jugador. Si durante esos periodos, uno además está inmerso en un universo (digital) en el que se perpetúan ciertos estereotipos (el negro matón o la mujer sumisa, por decir algunos), es posible que la asociación se produzca de manera inconsciente. Pero para ello tiene que haber ya un componente previo, que te permita comulgar con ciertas ideas. Deberíamos preguntarnos también si el problema no estará en el racismo implícito de los creadores del juego. Desde qué posición diseñan a sus personajes o el mundo de ficción en el que se mueven.

Entramos aquí en terrenos movedizos. Como siempre que hay debates sobre la moral en los productos culturales, las fronteras suelen ser difusas. ¿Es "True Detective" una serie misógina o será que el universo que retrata lo es?¿Es Marilyn Manson culpable de la violencia social que retrata en sus canciones?¿Puede entenderse un juego como "Grand Theft Auto" sin los personajes terribles que lo pueblan?¿Se ha de pedir responsabilidades a un creador por las historias ficticias que crea? Más allá del juego como tal, debemos siempre interrogarnos a nosotros mismos. Y para eso sí que estudios como este que nos ocupa pueden resultar útiles.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar