Actualidad

Primero las violan, luego las matan por adúlteras

La nueva barbaridad del Estado Islámico es un ejemplo sangrante de su visión deformada de la moralidad

Cuatro mujeres fueron arrestadas la semana pasada. Las llevaron a un lugar céntrico y las lapidaron hasta la muerte delante de una muchedumbre. ¿Su crimen? Haber sido violadas.

El Estado Islámico (EI) lleva ya una larga lista de barbaridades. La última, denunciada por un grupo de activistas kurdos, ha sido la de acusar a cuatro mujeres de adulterio en Mosul (Irak). Pero el problema va más allá: muchos en la ciudad apuntan a que las mujeres fueron violadas por los propios hombres del EI. Es decir, primero abuso de ti, y luego te acuso de impura por eso mismo.

Tras su arresto y la aplicación de la saría, no han dudado en hacer lo que mejor saben: tirarles piedras hasta matarlas.

Según el último informe de la ONU sobre las atrocidades del ISIS en Irak, los yihadistas obligan a la gente que vive en las zonas controladas a reunirse en lugares públicos para presenciar las penas impuestas por los tribunales auto-designados por los mismos yihadistas.

Las penas incluyen lapidaciones y decapitaciones.

Presenciar estos asesinatos forma parte del control basado en la violencia que los terroristas imponen a la población y que minimiza los riesgos de ofrecer una oposición sólida al régimen del terror.

Mosul, capital del 'califato' yihadista en Irak junto a Raqqa en Siria, fue tomada en el 2014 por el EI. Actualmente, las fuerzas armadas kurdas se preparan para un asalto con el objetivo de recuperar la ciudad. Sin embargo no tienen suficientes recursos y esperan la ayuda del gobierno iraquí y de la comunidad internacional.

Una ayuda que está tardando demasiado en llegar.

[Vía Ara News]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar