Actualidad

Primero los Beatles, luego los Backstreet Boys; así es el fenómeno de las fangirls

El documental I Used to be Normal es el reflejo de la adolescencia de todas esas jóvenes que crecen junto a sus ídolos

Desde siempre, los adolescentes han crecido junto a grupos de música e ídolos que les han servido de inspiración, empapándose de su egocentrismo y viviendo en una especie de burbuja efervescente de la que no querían salir. Los Beatles, los Backstreet Boys o las Spice Girls marcaron un antés y un después en la juventud de muchos fans, donde las groupies quedaban plenamente atrapadas en el fenómeno. Algunas de ellas siguen en la fiebre de ahora con Bieber, Selena Gómez o One Direction.

Bajo esa idea nace I Used to be Normal, un documental que explora la actitud e impacto que causan todas esas teen  embobadas con cuatro quinceañeros a los que apenas les ha salido la barba y que ya triunfan en la industria de la música. El tráiler ya nos permite hacernos una idea de todo lo que se cuece en la mente de una de esas chicas.

Una fan con brackets de quinceañera llora por la emoción que le sugieren los chicos de su banda preferida; otra, sentada con una corona de papel sobre su cabeza y un elepé de los Backstreet Boys, asegura que estos fueron sus diamantes. Y una que roza los 70 años recuerda emocionada a los Beatles mientras ordena algunas fotografías del grupo.

Jessica Leski y Rita Walsh, directora y productora respectivamente, son las responsables de este proyecto que recauda ingresos mediante Kickstarter y que hurga en las entrañas del fenómeno fangirl y nos demuestra que éste no tiene edad.

En una entrevista para Dazed aseguran: “esperamos explicar una historia que no haya sido vista antes, una que muestre las cosas positivas y creativas que puede conllevar ser una fangirl, independientemente de la generación”. Porque hay algo que se hace evidente: existen pocas barreras sociales e ideológicas que impidan sentirse identificado con todas esas bandas.

Una fan con brackets de quinceañera llora por la emoción que le sugieren los chicos de su banda preferida. Y una que roza los 70 años recuerda emocionada a los Beatles mientras ordena algunas fotografías del grupo

La idea surgió hace cuatro años, cuando Jessica encontró que estaba cayendo en el fanatismo con One Direction; poco después, descubrió las comunidades online de fans. Rita Walsh explica que cuando su compañera le contó aquello ella misma se acordaba de cómo se sentía con los Backstreet Boys y se convenció de hacerlo.

Y aunque en un principio ambas querían limitarse a entrevistar a todas esas fans y escuchar sus historias, finalmente decidieron hablar también con expertos; terapeutas musicales, neurólogos especializados en adolescentes, educadores, miembros de una banda y académicos de la cultura pop de entre 13 y 65 años pasaron por sus manos. Todos ellos ofrecieron una visión general del tema que explora la inocencia y torpeza de ser una teenager, sea cual sea la era en la que se haya crecido.

“Esperamos explicar una historia que no haya sido vista antes, una que muestre las cosas positivas y creativas que puede conllevar ser una fangirl, independientemente de la generación”

Porque aunque nos siga haciendo gracia ver a todas esas jóvenes que lloran desconsoladamente a los pies de sus fans, que piden autógrafos como si el mundo fuera a eclosionar de un momento a otro y se ponen rojas cuando alguno de ellos se digna a hacerles caso, hay algo inherente en ese proceso de madurez: la ilusión.

Una ilusión que desarrollan en plena adolescencia y que fluctua con los años, hasta convertirlas en mujeres adultas que recuerdan todo aquello como algo que ha marcado sus vidas, y lo más importante, algo totalmente necesario.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar