PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Los Power Rangers cósmicos que llegaron de la Edad Media

H

 

El cómic 'Medieval Rangers' está lleno de colores y no se parece a nada que hayas visto

Natxo Medina

15 Diciembre 2014 18:14

En un planeta lejano, vive una sociedad en paz. La armonía de ese mundo se ve amenazada cuando una misteriosa raza alienígena aterriza en él con la intención de imponer a sangre y fuego una nueva religión. Es la hora de pedir ayuda a los héroes más gallardos de la galaxia. ¿Los caballeros cruzados? No, los Power Rangers.

Este es aproximadamente el punto de partida de una obra inclasificable, Medieval Rangers, del cacereño Roberto Massó. Un libro a medio camino de muchos mundos, que hunde sus raíces expresivas en los códices medievales y sobre todo en la más universal de las luchas: la del bien contra el mal.

A lo largo los cuatro números de su fanzine Lucha a muerte, Massó ha tenido tiempo para dejar claro que lo suyo es la experimentación y el desprejuicio. Que no hay barreras a la hora de juntar elementos dispares, ya que la base de nuestras historias son muchas veces similares. Por eso no pasa nada si mezclamos al escritor marginal Henry Darger con el ilustrador pop Motohiro Hayakawa, o a la lucha libre mexicana con el Codex Seraphinianus de Luigi Serafini.

Medieval Rangers es la depuración de este trabajo.

En el libro, que publica DeHavilland este mes, lo que más le interesa es crear estampas bellas, llenar de detalles sus páginas y estirar los límites de la narración secuencial. Crear capas de significado en las que el lector pueda perderse, y sobre todo no darle nada masticado. Quien quiera introducirse en su universo podrá hacerlo con toda libertad, pero sabiendo que se adentra en un territorio virgen. Pocas obras de ficción hay hoy en día que te ofrezcan esa agradable sensación de estar perdido en un lugar maravilloso, terrible y absurdo. Esta es sin duda una de ellas.

share