PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

“Polla violadora, a la licuadora”: así fue el escrache a Álvaro Reyes en Barcelona

H

 

Las feministas dinamitan uno de los talleres "de seducción" de Álvaro Reyes

PlayGround

21 Marzo 2016 19:18

El pasado 28 de febrero Álvaro Reyes, el youtuber que practica y predica las bondades del acoso más allá del consentimiento como técnica para ligar, vino a impartir uno de sus "cursos de seducción" a Barcelona. Sin embargo, el recibimiento que tuvo en la ciudad estuvo muy lejos de lo que se esperaba.

Un grupo de chicas conocedoras de sus prácticas llegaron al taller protestando por la presencia de Álvaro Reyes. Por su presencia y por los mensajes y la filosofía del no-respeto hacia la mujer que promueve a través de los vídeos que difunde desde su canal de YouTube.

Con las consignas de "Polla violadora, a la licuadora" o "Machista, machirulo", el colectivo feminista consiguió poner nervioso al gran gurú de la seducción, que acabó abandonando la sala.

Antes de salir del taller, las activistas le aseguraron que era una persona non grata en la ciudad y que la próxima vez que apareciera por las calles de Barcelona, iban a venir con algo más que palabras.

"O sea, que usais el acoso para protestar contra el acoso", planteaba el 'profesor de ligue' a sus críticas. Y esa es una pregunta que aquí también nos hacemos.

¿Es legítimo acosar y manipular con exageración el discurso de una persona que se lucra pregonando precisamente eso? ¿Es justo no respetar el espacio o la libertad personal de un sujeto que predica cosas como "No esperes a su permiso. Siéntete con derecho para hacer lo que quieres. Pedir permiso es síntoma de inseguridad"?

Que cada uno saque sus conclusiones.


Loading the player...


El escarche consiguió dinamitar el cursillo del instructor machista. Antes que su instructor, los alumnos de Álvaro Reyes huyeron también del lugar, tapándose la cara para no ser identificados.

Una campaña de recogida de firmas denunció hace unos meses el canal de Reyes en YouTube y pidió su cierre a la policía. Sin embargo, la vía más rápida para que cierren su canal pasa por la denuncia de alguna víctima.

Por el momento, la mayoría de sus vídeos siguen disponibles en Internet a pesar de las numerosas peticiones e informaciones aparecidas en los medios en su contra.


share