Actualidad

Poliamor: la vida en una pareja de tres

Conoce a Evita, Conrad y Nena Gogo. Una pareja compuesta por tres personas

Los tres se dedican a la industria del porno, en diferentes variantes, y a los tres los conocimos en el festival Primera Persona, el ciclo de conferencias que organiza el CCCB. Pero lo que más me llamó la atención desde el primer momento en que los conocí es que ellos sólo querían hablar de amor. No de sexo; de amor. Ellos hablaban de cómo, paradójicamente, habían conocido el amor verdadero en una industria como la pornográfica.

Conrad, Evita y Nena viven juntos desde hace dos años, y aseguran que son una pareja “como otra cualquiera”. La única particularidad, según ellos, es que su unión está formada por tres personas. Por lo demás, todo es lo mismo. Los mismos problemas, las mismas situaciones afectivas, y las mismas ventajas que uno puede encontrar en una pareja de dos.

Conrad, Evita y Nena conocieron el amor verdadero en la industria del porno

Tal vez, la única peculiaridad según ellos es el espacio y la gestión del mismo, ya que los pisos (y las camas) no están diseñados para parejas de tres. Por lo tanto, han tenido que adecuar el entorno a sus características personales. Por eso se han construido una cama especial, más grande, para tres personas, que les ha costado un dineral.

Aquí lograr tiempo de calidad es un poco más complejo. Ya que ellos no sólo tienen que entenderse entre dos personas, sino que hay más combinaciones posibles, muchas más. En su caso, nos cuentan, la relación consta de múltiples variantes. Así, por ejemplo, Conrad y Evita tienen muy buena relación dentro de la pareja. Y Nena y Conrad también se llevan muy bien. Pero Evita y Nena, aun teniendo una relación estupenda se tratan un poco menos y apenas coinciden, lo cual no es ni malo ni bueno. Cuando están los tres, todo va bien. Y tienen una relación magnífica.

Ellos se consideran una familia. Sus respectivas familias lo entienden perfectamente y, una vez más, la relación solo presenta problemas de logística respecto a sus seres queridos: cuando llega la Navidad, hay que comprar tres bolsos (uno por cada suegra), hay tres cumpleaños que celebrar, más cubiertos en las mesas, más sobrinos, más cuñados, etc.

Tras muchas conversaciones con ellos, lo cierto es que su relación no es muy diferente a lo que pueda suceder en cualquier pareja

Además, Evita, Conrad y Nena tienen edades diferentes: Evita tiene cuarenta años, Conrad cincuenta y Nena Gogo veintitantos, y es aquí (en la edad, y no en el número de personas que integran la pareja) donde se producen las mayores asimetrías: mientras que Conrad es un entusiasta del cine de zombies de George A. Romero, Nena, por edad, prefiere The Walking Dead. A Conrad le gustan los canales de noticias de 24 horas y a Nena le gusta Mujeres y Hombres y Viceversa. Por su parte, Evita no se pronuncia, ya que está liadísima y va todo el día con dos móviles a cuestas.

Después de muchas conversaciones con ellos, lo cierto es que su relación no es muy diferente a lo que le puede suceder a cualquier pareja. Aunque no conocen a nadie más con relaciones estables similares (de más de dos personas), tampoco se consideran pioneros de nada. Simplemente, no han puesto límites a sus vidas afectivas. Según ellos, es lo más normal del mundo.

Para Evita, Conrad y Nena, el poliamor les permite no tener que mentir sobre sus deseos, y no tener que controlar a las personas que quieren. Eso sí, Conrad tiene muy claro que introducir a una cuarta persona a su relación y a su apartamento sería inviable, por una simple cuestión de tiempo y espacio. Es decir, por una cuestión física (no amorosa) en la que el tiempo es la cuarta dimensión. El cuarto amante.  

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar