PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Estas son las únicas fotos felices de una guerra que vas a ver

H

 

Color rosa para todos los anhelos, fantasías y esperanzas de los combatientes… y sus familias

silvia laboreo

20 Julio 2016 12:18

En la mayoría de las fotografías de guerra lo que se retrata es la destrucción, las heridas que deja el conflicto. Lo que no está, lo muerto. Escombros de ciudades arrasadas, brazos y piernas mutiladas, cadáveres, casquillos de bala y cráteres dejados por las minas antipersona. La ausencia.

Sin embargo, frente a toda esta destrucción, también surgen artistas que huyen de esto e intentan retratar la otra parte del conflicto. 

Este es el caso del fotógrafo iraquí de origen kurdo Jamal Penjweny, autor de la serie de fotografías Pink dream. Penjweny dibuja sobre fotografías en blanco y negro el contorno de lo que está ausente. Para ello utiliza un vivo color rosa.



Un Peshmerga luchando contra el ISIS. La guerra no siempre significa lo opuesto a la paz. (Noviembre, 2015. Makhmoor, cerca de Erbil)


Penjeweny eligió retratar en rosa los sueños de los protagonistas de su serie porque “cuando pensé en un color que representase la paz y la felicidad, solo podía ver uno… y era el rosa”. “Las imágenes originales hablan de dolor y pérdida, pero mis añadidos las elevan haciendo que la persona que las ve capte un mensaje de esperanza”, explica el artista.

Las fotografías fueron tomadas en diferentes momentos y en diferentes lugares. “Son personas comunes —explica Jamal— que viven en medio de la guerra. En Amarah, Bagdad, Basra y Kurdistan".

Para realizar la serie, el artista entrevistó a los protagonistas de cada retrato y les preguntó por sus sueños. Una mano, una guitarra, una vida normal, familia o cientos de flores sobre el suelo minado son algunas de las respuestas que recibió. Posteriormente, el fotógrafo garabateó sobre las imágenes los deseos de estas personas.

“En vez de registrar sus tristezas y miserias, quiero darles ilusión. Con mi trabajo visual, intento dejar chispas de esperanzas para un futuro diferente”, explica el fotógrafo.



Estas marismas de Irak fueron destruidas por la sequía. Todos los peces murieron y los pescadores no pudieron trabajar ni conseguir comida nunca más. (Octubre, 2009, Amarah).



Esta es la mano de una madre que perdió a su hijo. Estaba a punto de casarse. (Noviembre, 2012, Basra).



Estos son los pies de escolares refugiados a los que les gustaría caminar en un jardín lleno de flores. (Octubre, 2011, Kurdistan).



 ¿Y qué tal si el soldado en vez de una pistola tuviera una guitarra? (Agosto, 2008, Bagdad, Zona Verde).



Este chico perdió su ojo y una mano cuando explotó una mina. Aquí, imagina el mundo como si pudiera aún ver. (Noviembre, 2012, Basra).



Esta es una mujer que perdió a toda su familia. Ahora, ella está imaginando que todos bailan alrededor de ella. (Octubre, 2009, Nasiriyah).



Esta es la habitación de Saddam Hussein. La imagen se pregunta ¿qué habría pasado si el hubiera sido solo una persona normal? (Octubre, 2009, Bagdad).





































share