Actualidad

Pierde un dedo en una rave y sigue de fiesta porque "la música lo petaba"

“A la mierda, vamos a bailar y pasarlo bien”.

Nada iba a arruinarle la noche de fiesta a Josh. Ni siquiera una amputación. El pasado sábado, este adolescente de 16 años perdió el dedo meñique de su mano al intentar arrancar una alarma de incendios en una rave ilegal en el londinense barrio de Croydon. Y a pesar de ello, siguió bailando. Lo más increíble de todo es que afirma que estaba totalmente sobrio cuando ocurrió.

En una entrevista a Vice, Josh ha explicado cómo ocurrió todo:

“Sobre la 1 de la madrugada estábamos en la sala house, pero en realidad no me gusta el house así que estaba esperando a que llegara el drum'n'bass. Tan pronto lo oímos, mis colegas y yo bajamos. Cinco minutos después, saltó la alarma de incendios y todo el mundo empezó a decir, “¡arrancadla!, ¡arrancadla!”. Así que pensé que lo iba a probar. Estaba completamente sobrio en ese momento. Salté, la agarré y mi dedo pequeño se quedó atrapado en la carcasa porque estaba rota, y cuando la quise arrancar hacia abajo, mi dedo pequeño se arrancó completamente”.

El dolor, sin embargo, no fue un impedimento para seguir de juerga. Preguntado por qué hizo inmediatamente después esto es lo que cuenta:

“Tenía tanto dolor y estaba en tal estado de shock que la primera cosa que me golpeó fue el ritmo y el bajo. El bajo era duro, así que simplemente me arranqué la camiseta, la enrollé alrededor de mi dedo lo más fuerte que pude y seguí bailando durante media hora. Mi mentalidad era, 'solo llevo una hora aquí, he pagado 10 libras por esta noche, he perdido mi dedo pequeño: ¿en serio me voy a ir? Nah, seguiré bailando hasta que no pueda bailar más'. Después de eso mi colega me llevó al ambulatorio”.

El chico preguntó al médico si le podía poner una venda para “poder seguir de fiesta” pero éste le informó que debía ir al hospital inmediatamente. Una vez ahí, colgó una foto en Instagram con su mano vendada y sujetando un cigarrillo de liar. Según le explicaron sus amigos, “un grupo de fumetas encontró mi dedo y estuvieron jugando con él”.

No todo fueron risas y diversión en la fiesta. Aparentemente la policía fue agresiva en su intento de detener la rave, hasta que decidieron permanecer fuera del recinto cuando tomaron consciencia de que había demasiada gente. Según informa la BBC, Rio Andrew, de 15 años, murió el lunes tras haber asistido a la fiesta. La policía sospecha que su muerte podría haber estado provocada por el consumo de drogas.

Es por ello que Josh quita hierro a lo que le ha sucedido. “Simplemente pensé, 'a veces ocurren imprevistos'. Realmente, no es nada: he perdido un dedo pequeño mientras que un chico de 15 años ha perdido la vida. ¿De qué me quejo? Mi corazón está con su família y amigos. Es desgarrador”.

Un tipo inspirador este Josh. ¿Su lección de vida? “A la mierda, vamos a bailar y pasarlo bien”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar