PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Pharrell y su penacho de plumas, ¿racismo o creatividad?

H

 

El guiño del músico a los nativos americanos desata la enésima polémica en el mundo de la moda

Leticia García

05 Junio 2014 13:24

Raro es el mes en que la moda no protagoniza polémicas racistas. En esta ocasión las críticas apuntan a Pharrell, que se ha dejado fotografiar en la portada de Elle UK luciendo un penacho de plumas indio.

Horas después de hacerse pública la sesión se creaba el hastag #nothappy, con el que muchos dejaron constancia de su descontento y pidieron la retirada de las fotografías. Lo que en principio se concibió como un guiño creativo a su famosísimo gorro en los Grammy ha sido visto como un insulto a los nativos americanos.

"Respeto todo tipo de raza, tradición y cultura. Estoy sinceramente arrepentido", ha declarado Pharrell en un comunicado de prensa.

Pharrell y su penacho de plumas, ¿racismo o creatividad?

No es la primera vez (ni será la última) que la moda es acusada de apropiarse indebidamente del imaginario de los nativos. Sólo hace falta recordar la controversia que se generó en torno al penacho que portaba Karlie Kloss en uno de los desfiles de Victoria's Secret. El pasado desfile de Chanel celebrado en Dallas o las eternas críticas que recibe el festival de Coachella cada año por inspirarse en la cultura de los indios para montar su decorado. El verano pasado el 'estampado navajo' se convirtió en tendencia, y fueron muchas las marcas que recibieron protestas por parte de la comunidad nativa.

Este último año la cuestión de la apropiación cultural ha adquirido especial relevancia: del twerking, procedente de las mujeres afroamericanas, a los abrigos de Céline, cuyo estampado reproducía las bolsas de lona que venden los emigrantes chinos, la moda ha sido objeto de innumerables críticas por parte de diferentes colectivos.

¿Hasta qué punto es esto censurable? Según un artículo publicado por The Atlantic, la mayoría de estas acusaciones acaban cayendo en la paradoja: "Asumen que sólo hay dos lugares en el mundo: las instituciones capitalistas occidentales y los suburbios. Esto, claramente, reafirma las relaciones de poder que tratan de criticar".

Lo cierto es que la moda lleva inspirándose en otras culturas desde sus comienzos: si en el siglo XIX se hablaba de orientalismo, en el XX Yves Saint Laurent se inspiró en Marruecos, John Galliano en África y Gaultier en México, por citar algunos ejemplos. ¿Deberían no haberlo hecho?

Por supuesto que el ámbito de la moda es racista en demasiadas ocasiones. Aunque, tal vez, lo importante radica en la intención y no en el objeto. Si Vogue Italia denomina “pendientes de esclavo” a los que diseñó Dolce&Gabbana con la cara de una africana y otra marca realiza una colección con estampados tradicionales, ¿estamos hablando del mismo tema? Una colección toma elementos de la cultura ghetto y Urban Outfitters llama “Obama” a un modelo de camiseta sólo porque era negra, ¿deberían recibir las mismas críticas? Utilizar un turbante en la portada de una revista y producir un editorial con modelos portando bolsos de lujo en mitad de una barriada de la India, ¿significan lo mismo?

El penacho de Pharrell puede ser visto como una provocación, incluso como una ofensa, pero deberíamos preguntarnos qué pasaría si diseñadores y estilistas no pudieran buscar inspiración fuera de su pequeño entorno.

Pharrell y su penacho de plumas, ¿racismo o creatividad?

share