PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Pharrell Williams y su controvertida relación con las mujeres, a través del arte

H

 

El artista inaugura la exposición "GIRL" en París en medio de la polémica por la inclusión de una foto de Terry Richardson

Jordi Berrocal

02 Junio 2014 18:43

La relación de Pharrell Williams con la feminidad es contradictoria. Puede dedicar un disco a su “apreciación a las mujeres” y puede participar en una canción como Blurred Lines, que ha sido acusada de trivializar el consentimiento sexual y cuyo vídeo estaba protagonizado por bailarinas en topless. Sus declaraciones sobre la cuestión también son ambivalentes. “No creo que sea posible que yo sea feminista. Soy un hombre. Tendrías sentido hasta cierto punto. Pero lo que hago es apoyar a las feministas. Hay injusticias, hay desigualdades que tienen que ser abordadas”, decía hace escasos días a Channel 4.

Sea como sea, el cantante sigue explorando su relación con el universo femenino: ahora con una exposición en la Galerie Perrotin de París. La exhibición se llama GIRL y está pensada para “celebrar las mujeres que, por encima de todo, son libres, liberadas por artistas y su imaginación sin límites”. Entre las 48 piezas, escogidas personalmente por el propio Pharrell, destacan obras de artistas que han reflexionado sobre la identidad femenina como Cindy Sherman, Marina Abramovic, Yoko Ono, Tracey Emin o Sophie Calle.

La exposición también cuenta con piezas creadas especialmente para la ocasión, como una pintura circular de Takashi Murakami, una escultura de Daniel Arsham y proyectos especiales como el Guerrilla Girls, quienes denuncian la falta de paridad con pintadas de graffiti que reflejan estadísticas desalentadoras: “Menos del 4% de artistas exhibidas son mujeres, pero el 76% de desnudos son femeninos”.

Curiosamente, la exposición no contribuye a la paridad: 18 obras están firmadas por mujeres y 19 por hombres. De la misma manera, piezas como una escultura de Pharrell firmada por Daniel Arsham o un sofá de Ikea pintados con sus garabatos parecen más enfocadas a celebrar la figura del artista como icono pop que no a hablar de la identidad femenina.

Pero si hay una decisión polémica es la inclusión de una provocativa fotografía de Terry Richardson. La imagen muestra el ombligo y la parte superior de los muslos de una chica con un corazón de chocolate colgando delante de su vagina con la palabra “cómeme” garabateada en rosa. Aunque se pasen por la alto las alegaciones sobre los supuestos abusos sexuales del fotógrafo, es una obra que no aporta demasiado en la reflexión del rol de la mujer en el arte.

Puede que sea una decisión polémica a propósito, como queriendo remarcar la subjetividad de un concepto como el feminismo. Pero una exposición que pretende celebrar la libertad de la mujer no puede permitirse flirtear con la misoginia. Aunque sea disfrazada de provocación.

Pharrell Williams

Pharrell Williams

Pharrell Williams

Pharrell Williams

Pharrell Williams

Pharrell Williams

Pharrell Williams

Pharrell Williams

Pharrell Williams

Pharrell Williams

Pharrell Williams

share