Actualidad

Destapan que PETA iba a utilizar un vídeo de falso maltrato animal en su nueva campaña

La polémica vuelve a salpicar a la organización animalista

oi oi

La publicidad de la organización animalista PETA nunca ha estado exenta de polémica.

Muchas de sus campañas desprenden un tufo claramente sexista:  objetificación de nuestros cuerpos, body shaming de manual, mostrarnos siempre a nosotras (y no a ellos) encadenadas, desmembradas y ensangrentadas...

Estas y otras polémicas — como las acusaciones de que matan animales — han hecho que se ganen la enemistad de muchos animalistas, vegetarianos y veganos.

Ahora, PETA vuelve a poner en entredicho sus valores con una campaña que la organización planeaba lanzar.

El pastel lo ha descubierto la revista digital Mashable, con quien la agencia de relaciones públicas Press Kitchen se puso en contacto para pedir su colaboración. El plan era el siguiente:

Según informa Mashable, PETA ha realizado un vídeo de un gato siendo amaestrado mediante maltrato por su dueño. El vídeo es falso, el gato está recreado con animación digital, pero su contenido es — según aseguran — bastante difícil de digerir.

A pesar de que no han colgado el vídeo debido, dices, a precauciones legales y a la dureza del mismo, sí han compartido una captura del mismo para que quede patente el realismo del mismo:

Pues bien, Press Kitchen quería que Mashable diese difusión al vídeo (que iba a ser subido de forma anónima a YouTube) para que, cuando se hubiese creado todo el revuelo mediático, PETA lanzara otro vídeo descubriendo que el primer vídeo era falso, con la intención de concienciar sobre el maltrato de leones, tigres y otros animales en los circos.

La intención es buena, y el mensaje que pretendían (o pretenden, ya que no sabemos si después de esto seguirán adelante con la campaña) lanzar está bien claro: si no te gusta la crueldad con la que este hombre está adiestrando a su gato, tampoco te gustaría la forma en la que han amaestrado a los felinos que ves en el circo, ergo, no vayas.

Sin embargo, teniendo en cuenta el problema con las noticias falsas al que nos enfrentamos actualmente, apelar a la difusión de un vídeo falso no parece especialmente responsable. Si encima se trata de un vídeo violento y desagradable, todavía menos. Es por ello que Mashable ha decidido destapar la campaña.

Tal y como ellos mismo explican, "internet y el ciclo de noticias se mueven rápidamente, y puede que la gente que crea que este clip es real no necesariamente vea el clip entre bambalinas que revela que es falso".

En el pasado, PETA ha logrado grandes hitos sin necesidad de recurrir a trucos tramposos. Pero tanto este caso como las campañas a las que nos referíamos al inicio vuelven a poner en tela de juicio cuál es el verdadedro código ético de la organización.

No, en el animalismo tampoco vale todo.

[Vía Mashable]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar