PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

85 segundos de punk y discapacidad que asombrarán a toda Europa

H

 

Descubre a Pertti Kurikan Nimipäivät, 4 punk finlandeses con síndrome de Down y autismo que arrasarán Eurovisión 2015

Ignacio Pato

06 Marzo 2015 06:00

4 hombres de mediana edad con discapacidades como síndrome de Down o autismo, haciendo punk. Esto es Pertti Kurikan Nimipäivät (PKN). Compramos.

De hecho, toda Finlandia ha comprado. Su canción Aina mun pitää (Siempre tengo que...) va a representar a su país en Eurovisión Viena 2015 tras ganar la selección nacional por aclamación popular. Y aún hay más.

Porque... ¿hemos dicho que hacen punk? No podía ser de otro modo: Aina mun pitää será la canción más corta de toda la historia del festival. 85 segundos que buscarán dejar a toda Europa del revés.

Cero pena

PKN se formaron como tal en 2009, pero no fue hasta 3 años después que su propuesta salió de Finlandia, gracias al documental The Punk Syndrome. Kari, el solista, define así al grupo: “un retrasado que canta y tres retrasados que hacen punk”.

Es decir, como cualquier grupo de música, o mejor deberíamos decir de amigos: Pertti, Kari, Toni y Sami ríen, lloran, se emborrachan y se pelean entre sí. Todo lo que hay alrededor de PKN es pura emoción alejada de sentimentalismos facilones. Juntos, también, se van de gira y rompen la reclusión, el oscurantismo y el techo de cristal de las discapacidades mentales.

La propia existencia de PKN ya es política. Como dicen en una de sus canciones, “no quiero estar en casa, estar en la calle es más divertido”. Toda una declaración de visibilidad y principios. De lucha contra la frustración. Pero también en contra de la compasión, ese sentimiento tan poco punk. Como ya han declarado, "no quieren que nadie les vote por pena". Porque ellos, claro, son ante todo unos punks que “odian el Parlamento, odian al mundo”, como cantan en Pyhäpäivä.

Siempre tengo que...

Ahora, PKN ha logrado poner a Finlandia en un estado de excitación que sobrepasa sus gélidas fronteras, aunque el país ya tiene experiencia en impactos eurovisivos. Lordi ganaron en 2006 entre pirotecnia, hard-rock y mucho maquillaje, estableciendo un récord de puntuación.

Esta vez, la propuesta va a ser una canción que podemos calificar como libertaria. Frases como “siempre tengo que limpiar, fregar, trabajar, ir al médico, estar en casa, comer bien, dormir… nunca puedo estar en el ordenador, ver la tele, ver a mis amigos, comer golosinas o beber” van a sonar entre focos, vestidos caros y las pocas muecas que permiten los rostros operados.

Nuestros PKN se apuntaron al concurso finlandés para llamar la atención sobre los problemas derivados de discapacidades como las suyas y ahora están en la final de Viena. Se lo van a pasar bien, muy bien. Haciendo punk por primera vez en el escenario de un Eurovisión que, por otro lado, lucha por no acartonarse y adaptarse a la realidad.

Se da la circunstancia, además, de que PKN han dejado por el camino a Norlan el Misionario, que trataba de representar a Finlandia con una canción de reggaeton en castellano.

A quien le parezca raro esto también, le decimos que coja un calendario. Primero el año. 2015.

Y luego que marque en rojo el 19 de mayo. Ahí tenemos una cita para animar muy fuerte a Pertti Kurikan Nimipäivät.


La propia existencia de PKN ya es tremendamente política



share