Actualidad

En París el tatuaje conquista el museo

Raramente el tatuaje entra en el espacio natural del gran arte: los museos

Es sabido que el tatuaje es un arte ancestral de amplias connotaciones culturales, casi místicas. Puede que en los últimos tiempos tatuarse se haya convertido en una costumbre sin grandes significados, pero en momentos prehistóricos ya se practicaba este tipo de marca en la piel como una costumbre de significado hondo. Los testimonios más antiguos de los que dispone la antropología habla de tatuajes rituales en la piel de los guerreros, los chamanes y otros roles vitales en las primeras sociedades humanas, y es notable la tradición, extensión e importancia en culturas como las maoríes y las amazónicas. El tatuaje es para toda la vida, y hacerse uno tenía unas implicaciones profundas, más allá de la estética. Por tanto, el tatuaje es cultura.

Hace tiempo que esta idea está asumida, pero raramente el tatuaje entra en el espacio natural del gran arte: los museos. Hay convenciones y ferias, documentales y libros, pero no exposiciones sobre tatuajes —también porque es difícil llevar en estado puro un trabajo artístico sobre piel a un museo—. Por supuesto, hay que tirar de fotografías y todo tipo de documentos que ayuden a trazar un recorrido lógico y educativo sobre cuál ha sido la historia del tatuaje, su simbología, su desarrollo y su papel actual a nivel exclusivamente antropológico. Y de eso se encarga una exposición que podrá verse en París hasta el próximo 18 de octubre de 2015, en el Musée du Quai Branly. Se trata de una muestra completa y ambiciosa que traza los más de 5.000 años de historia social del tatuaje a partir, sobre todo, de fotografías históricas y de alto valor cultural sobre cómo el tatuaje ha ido evolucionando en la sociedad, comenzando por la tinta ritual en las sociedades primitivas hasta los códigos de identificación con un segmento social o profesional, los tatuajes de cárcel y los marineros.

La exposición está comisionada por una pareja que no da sus apellidos —se hacen llamar Anne & Julien—, pero que es completa y exitosa en el intento de ser una entrada valiosa del tatuaje en el museo. Porque donde deben estar es en la piel, pero también en la academia.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar