Actualidad

Paquetes comestibles, la alternativa 'eco-friendly' al plástico

La mayor parte de los residuos plásticos generados en el mundo proviene del embalaje de alimentos. Ahora varios innovadores intentan darle la vuelta a la situación creando envases comestibles


En marzo, una fotografía encolerizó a las redes. Se trataba de  naranjas peladas a la venta en  Whole Foods, una cadena de supermercados estadounidense conocida por vender únicamente productos orgánicos y por sus elevados precios. El problema no era la estupidez de vender naranjas peladas a seis dólares la unidad,  era que, además, cada una venía en su propio paquete de plástico.

Hasta las partes más recónditas del océano están plagadas de micro partículas de plástico, según la  Unión Europea. Y la mayor parte del desperdicio viene de nuestras compras. Alrededor del cuatro por ciento de la producción anual de petróleo está destinada a hacer plástico. Para producir un kilo de plástico se emiten seis kilos de dióxido de carbono, el equivalente a lo que emite un auto después de recorrer 40 kilómetros. Todo eso para hacer la botella de la leche para tu desayuno y la bandeja de tomates que comerás con tu ensalada, que más adelante terminará en el tacho de basura y de ahí al mar.

Según la Agencia Federal para el Medio Ambiente en Alemania, cada ciudadano de la Unión Europea utiliza casi   200 bolsas de plástico por año, la mayoría de las cuales terminan en basureros. Suena terrible, ¿no? Afortunadamente, muchos se están revelando en contra del desperdicio de plástico y están imaginando el futuro del packaging:  los paquetes comestibles.

La química bielorrusa Tatsiana Savitskaya realizó un estudio sobre film comestible. En vez de envolver los alimentos con films de plástico se podría utilizar una variante comestible para alargar su vida útil y protegerlos de las bacterias. “El ingrediente principal de los films comestibles es almidón”, explicó la científica en una entrevista con  Deutsche Welle, “también podemos agregar algunos aditivos naturales para darle sabor, como curry o pimienta, por ejemplo.” Con su método no solo se reduciría la cantidad de residuos, sino que podrías comprar la comida y cocinarla directamente con el paquete, sin necesidad de agregarle especias.

El film de Savitskaya aún no existe, pero dos empresas están abriéndose paso con sus propios paquetes comestibles. La americana  Quantum Designs creó WikiFoods, una marca que busca crear paquetes comestibles hechos con productos naturales. Actualmente, están trabajando en la que sería la primera botella de agua comestible.

Por otra parte, los suecos de  Tomorrow Machine están experimentando con  This too shall pass, una serie de paquetes que tienen la misma vida útil que los productos que llevan dentro. Con ese concepto en mente crearon tres paquetes distintos. El primero es para aceite, hecho con azúcar caramelizado y recubierto con cera de abeja, se abre como un huevo y después de usarse se puede derretir con agua. El segundo fue pensado para productos con poca vida útil, como jugos o yogurt, y está hecho con algas agar-agar y agua. Por último el paquete diseñado para cereales está hecho con cera de abeja biodegradable y se puede pelar como una fruta.

Por ahora el arroz y el Activia siguen viniendo en paquetes de plástico, pero hasta que llegue el packaging del futuro  algunos ya están tomando cartas en el asunto. El Parlamento Europeo  aprobó una ley en abril del año pasado en la que prevén disminuir el uso de bolsas de plástico a la mitad para el 2019. Mientras tanto, algunos supermercados, como el  Original Unverpackt (Original No Empaquetado), solamente venden productos sin empaquetar. Aún falta un gran trecho, pero con estas iniciativas nos vamos acercando un poco más hacia un futuro libre de plástico.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar