PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Kanye West no pertenece a este mundo

H

 

La nueva portada de la revista Paper esconde en su interior una de las mejores entrevistas al Dios del hip-hop, y nosotros lo hemos celebrado con un poema

Luna Miguel

22 Abril 2015 06:00

Un homenaje en forma de poema a una de los ídolos de nuestro tiempo

Sé que la gente quiere hablar del sueño americano,

pero el mío es un sueño mundial.

La grabadora sobre la mesa aguanta el estruendo de voz.

Es Kanye el que habla y recuerda entre cuatro paredes de memoria.

Todo retumba. No hay pausa aquí, no hay preguntas, y tampoco hay silencio.

*

Cuando un Dios recuerda cómo era la vida antes de ser Dios, lo único que debemos hacer es callarnos.

*

A los 10 años vivía en China, entonces los niños se me acercaban

y frotaban mi cara para ver si el color podría borrarse.

Porque si un Dios recuerda cómo era la vida antes de ser Dios,

está totalmente prohibido no emocionarse.

Habla Kanye, y lo hace épico y lo hace pausado y lo hace imponente.

Habla Kayne el Dios, el Grande, el Puto Amo y de pronto todo se torna sencillo.

*

¿Pero es que acaso Dios no puede ser un hombre normal?

*

Cuando digo belleza, ¿cuál es nuestra definición de belleza?

Cuando pienso en belleza, imagino un bosque virgen, creado por la mano de Dios.

Es un hombre normal, un hombre pequeño, un hombre sincero.

Gabby Bess, periodista de Paper, le pide que ahonde en su infancia,

que discuta su raza, que se queje de todo y él responde elegante.

No va a romper Internet y sin embargo hará estallar mil cerebros.

*

Porque un amasijo de carne no es nada comparado con un amasijo de buenas ideas.

*

No soy lo que considero verdaderamente un músico.

Yo soy un inventor. Yo soy un innovador.

A veces confundimos la modestia con la honestidad.

Nos olvidamos de que ser honestos es ser reales, saber quiénes somos,

qué queremos y por qué hemos venido hasta este lugar.

A veces confundimos ego con vida. Vida con tierra. Tierra con pertenencia.


Y Kayne no pertenece a este mundo. Es este mundo lo que le pertenece a él




share