Actualidad

Noche, espíritus y cuchillos: viaje de ida a un ritual de vudú en Senegal

Cuando cae la noche y los dioses oficiales no ofrecen lo prometido, es hora de recurrir a la magia negra

Cae la noche en Dakar, la capital de Senegal. Durante las horas del día, el reinado del sol ha sido también el reinado del Islam. Ahora, la oscuridad trae el rito pagano, la magia negra, el vudú.

Condenado por el Corán, no hay incompatibilidad en ambas creencias para parte de los senegaleses. Gallinas, monos, frutas, pelo. Son los aliados, reconocidos o no, para aliviar los sufrimientos de las personas que recurren a sus prácticas. Amuletos, espíritus y poder. Animismo y magia: uno de los cultos más antiguos del planeta.

Un brujo y un filo cortante. Un guía, un intermediario, un mensajero entre dioses ocultos y pacientes expectantes. Una puerta que se cierra. Temblor dentro, silencio fuera. Ojos en blanco. Blanco y negro. Vida y muerte, problema y solución de la mano. Estados alterados. Sangre en la pared.

Las fotografías de Paolo Ciregia son un billete de ida a esta celebración sincretista que se sigue practicando hoy en día. Cuando los dioses oficiales no ofrecen los frutos que nunca debieron prometer, es hora de recurrir a la magia negra. Es hora de pasar del sufrimiento a la esperanza, del sol a degollar a los malos espíritus con cuchillos oxidados.

Cuantos más problemas, mayor desesperación. No nos imaginamos a los jefazos del G8 o el FMI recurriendo al vudú

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar