PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Una joven en Pakistán denuncia que ha sido violada y la condenan a muerte

H

 

El caso, que afortunadamente ha tenido un final feliz, es el reflejo de la misoginia y la violencia contra las mujeres en el país

S.L.

31 Mayo 2017 12:38

 GETTY


Violada a punta de pistola y aún así condenada a muerte. Esta es la terrible situación que tuvo que afrontar una joven pakistaní de 19 años de la comunidad rural de Rajanpur, en la provincia de Punjab. La joven fue sentenciada a pena capital por mantener relaciones sexuales con su primo pese a que ella explicó que no fueron consentidas sino que fue una violación.

El responsable de la sentencia fue un panchayat, nombre con el que se conocen a los concejos locales en la región. Este tipo de tribunales, sin validez legal oficial, operan en los pueblos remotos de Pakistan y a menudo se encargan de juzgar los casos de adulterio.

Cuando los familiares de la joven violada se enteraron de los hechos, se dirigieron rápidamente al panchayat. Allí cuatro hombres, entre ellos Muhammad Shafee, padre del presunto violador, obligaron al tribunal a pronunciar un Karo Kari. Así es como se conocen los crímenes de honor en Pakistán.



La joven consiguió escapar y denunció el hecho a la policía, alegando que el “panchayat se negó a aceptar mi declaración y declaró que me acosté intencionalmente con él”, según recoge Press Trust of India. Además, la chica denunció que el tribunal no había tomado ninguna medida contra su violador.

El agente de la estación de policía de Fazilpur, Qaisar Hasnain, declaró a Press Trust of India que ya se había presentado una denuncia oficial y que los cuatro hombres se encontraban en busca y captura por las autoridades. La mujer fue acogida en un refugio gubernamental de Rajanpur.

Este caso con final feliz es uno más dentro de la complicada realidad de violencia sexual y abusos que viven las mujeres en Pakistán. Un país con una sociedad misógina que castiga a las mujeres que denuncian las violaciones con penas mucho mayores. Y en donde tan solo en 2015 1.096 mujeres y 88 hombres fueron víctimas de la lacra de los crímenes de honor.


 




share