PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Padres e hijas: el ring donde se juega del futuro de Irán

H

 

Nafise Motlaq retrata en imágenes una pugna sociológica y política: liberación de la mujer iraní o sumisión a los clérigos islamistas

Alba Muñoz

04 Agosto 2014 10:16

Durante el turbio ascenso de Ahmadineyad a la presidencia de Irán en 2009, la capital se llenó de protestas estudiantiles. Jóvenes urbanitas y de clase media querían evitar la vuelta a un estado ultra conservador. Sin embargo la mayoría de las fotografías que ilustraron aquella revuelta civil para el resto del mundo mostraron los rostros de mujeres jóvenes: ellas fueron las protagonistas más feroces e inesperadas contra el régimen iraní.

La capital, Teherán, cuya población es demográficamente muy joven, es el hogar de las nuevas generaciones femeninas que quieren ser dueñas de su propio futuro: muchas están dispuestas a todo para frenar las políticas machistas y represoras del estado religioso. Ejemplo de ello es la campaña que se extendió el pasado mayo por las redes, Mi sigilosa libertad, que provocó un aluvión de fotografías de mujeres con la melena al viento a favor del derecho a decidir si cubrirse con un pañuelo o no.

Es por eso por lo que muchas familias iraníes, sobre todo las que poseen más recursos, se han convertido en un ring sociológico en el que se está decidiendo el futuro de un país famoso por sus ejecuciones a homosexuales. Aumentar un poco más el microscopio es lo que ha pretendido la fotógrafa y periodista iraní Nafise Motlaq, quien a través de una serie de retratos de padres iraníes con sus hijas consigue mostrar las diferencias entre familias conservadoras y liberales, pobres y acomodadas, de la capital y de otras poblaciones. Este trabajo podría ser sencillamente un retrato de los muchos que coexisten en la actualidad en Irán, a la vez que muestra que estas relaciones íntimas son vitales para el futuro de las mujeres en el país.

Los padres deben elegir entre apoyar a sus hijas, fuertes, libres y capaces, o seguir las instrucciones morales de los ayatolás, que tienen reservado para ellas un lugar sumiso y siempre relacionado con la procreación y la dedicación a la familia. Las madres también deciden e influyen en el futuro de sus hijas, claro, pero en una sociedad teocrática que lucha para dotar de contenido religioso un patriarcado feroz, la relación entre padres e hijas puede ser particularmente decisiva, aunque nunca determinante.

Nafise Motlaq

Nafise Motlaq

Nafise Motlaq

Nafise Motlaq

Nafise Motlaq

Nafise Motlaq

Nafise Motlaq

Nafise Motlaq

Nafise Motlaq

Nafise Motlaq

[Vía Lens Culture]

share