Actualidad

Por una FIFA que no avergüence a los amantes del fútbol

Seis voces especializadas nos hablan sobre los vicios actuales y los posibles modelos futuros del máximo organismo del fútbol

Como si fuera la peste. El último presidente del máximo organismo del fútbol mundial está condenado 8 años de alejamiento de cualquier actividad relacionada con el fútbol. Joseph Blatter tiene el dudoso honor de simbolizar la relación tóxica que tiene la FIFA con el fútbol.

Lavado de dinero, fraudes o sobornos en cada mundial. La FIFA está manchada y la aparición en los Papeles de Panamá de Gianni Infantino, su nuevo presidente, no augura nada bueno en una "nueva etapa" que, para no perder la costumbre, ya se ha cobrado la dimisión de Juan Pedro Damiani, miembro de la Comisión de Ética, por las acusaciones de ayudar a construir sociedades en paraísos fiscales.

¿Tocada, pero no hundida? ¿Hay alternativa?

Hemos hablado con seis voces especializadas para averiguar si otra FIFA es posible. Una que al menos no avergüence a los futboleros.

¿Otra FIFA es posible?

1 - ¿Apesta la FIFA? ¿Por qué?

"Muchos ricos encorbatados, ociosos y con poder, ¿qué podría salir mal?", lanza Iñako Díaz-Guerra, de El Mundo y Papel. "La FIFA se ha creído por encima del fútbol. Debería organizarlo, no controlarlo, ser funcionarios y no ejecutivos. Es difícil elegir el peor vicio de quien los tiene todos: hay corrupción a un nivel loquísimo".

" Han creado su mundo paralelo. Un mundo que fomenta la corrupción porque no se rinden cuentas a nadie. La mierda se lava en privado. Mucho dinero en manos de muy pocos. Silencio y omertà", en opinión de Toni Padilla, jefe de deportes del Diari Ara.

Su diagnóstico es tajante: "Tienen uno de los mayores negocios mundiales con una organización propia de sociedad débil: amiguismo y soborno".

La mierda se lava en privado en la actual FIFA. Hay silencio y omertà

Diego Barcala, director de la revista Líbero, enfoca directamente al divorcio con el hincha tradicional. "La FIFA protege más a los patrocinadores que a los aficionados. Hace tiempo que puso el dinero por encima de la competición o el espectáculo".

FIFA protege más a los patrocinadores que a los espectadores

La igualdad de género sigue pendiente. En el último año, el fútbol femenino ha ganado en visibilidad. El videojuego FIFA cuenta ya con equipos de mujeres y Panini lanzó, con licencia FIFA, la primera colección de cromos internacional de fútbol femenino con motivo del mundial Canadá 2015. Sin embargo, y pese a las protestas de las jugadoras, esa copa del mundo se jugó en césped artificial.

[A pesar de la FIFA, el fútbol femenino es un espectáculo. Puedes leer nuestro artículo sobre el mundial Canadá 2015 'Piernas abrasadas y golazos: ¿quién dijo que este año no hay mundial?' ]

"La FIFA ha infravalorado el fútbol femenino y por extensión a las mujeres. A excepción de Christine Maria Botta, no hay ninguna mujer en su organigrama ejecutivo. EEUU, últimas campeonas del mundo, tuvieron como premio 1,8 millones de euros. Alemania, sus homólogos masculinos, 32 millones. La FIFA debería ayudar a reparar ese desequilibrio", señala Sandra del Estal, redactora de As.

Infravalora el fútbol femenino y por extensión a las mujeres. A excepción de Christine Maria Botta no hay ninguna mujer en su organigrama ejecutivo

"No es casualidad que ningún presidente de la FIFA haya sido antes futbolista profesional. Suelen proceder de cargos directivos. La FIFA vive en una burbuja totalmente ajena al fútbol. De hecho, ajena a toda realidad", afirma Iñigo Arza, trabajador social, entrenador de fútbol base y miembro de la junta directiva del club de accionariado popular UC Ceares de Gijón.

Para Arza, el organismo promueve a nivel mundial "un fútbol transformado en producto, que no busca aficionados sino mercados. Lo dijo Eduardo Galeano: 'la FIFA es el FMI del fútbol'".

Vive en una burbuja ajena a la realidad. Como dijo Galeano, 'la FIFA es el FMI del fútbol'

De parecida opinión es Jorge F. Maldonado, periodista de As, para quien la FIFA ha arrinconado "el potencial social del fútbol, cuya fuerza para cambiar el statu quo de cualquier injusticia es enorme".

El desastre tiene fecha. “En 1974, cuando Havelange tomó posesión de su cargo como presidente de la FIFA, dijo ‘yo he venido a vender un producto llamado fútbol’. Ahí nació el pecado original que nos ha traído hasta este lodazal. El fútbol como fábrica inacabable de billetes, al calor del poderoso y las multinacionales", dice Maldonado.

La FIFA ha arrinconado el potencial social del fútbol, su fuerza para cambiar el statu quo

2 - Pero, ¿necesita el fútbol a la FIFA?

"Las federaciones o ligas nacionales pueden decidir entre ellas cómo se organizan. Se tendría el riesgo de fragmentar el fútbol, como sucede con otros deportes, pero la FIFA no es necesaria al 100%", lanza Padilla.

Pero, ¿qué pasaría entonces con los mundiales?

Para Maldonado, "hace falta una FIFA diametralmente opuesta a esta. No hay competición más bonita que el mundial, por ser cada cuatro años y porque es el trofeo soñado por cualquier futbolista. Se necesita una institución que se encargue de organizarlo sin convertirlo en un eterno desfile publicitario".

¿Cuánto necesitamos a la FIFA?

"Debe existir como institución que reglamente el juego, las competiciones y que organice el fútbol mundial en sus distintos campeonatos. El problema es que se utilice esa labor institucional como trampolín hacia el poder económico", comenta del Estal.

"Tiene sentido que haya una entidad supranacional que ponga normas al sistema", considera Barcala. "Una organización democrática que reúne a todas las federaciones de fútbol del mundo: el punto de partida de la FIFA es interesante", reconoce Arza. "Pero la democracia quedó por el camino".

También Díaz-Guerra cree que "es necesario un organismo que organice y gestione. Igual que una empresa necesita un gerente. El problema es cuando el gerente se viene arriba y se cree DiCaprio en El Lobo de Wall Street".

El fútbol necesita un organizador, no al lobo de Wall Street

3 - ¿Qué modelo de FIFA sería el idóneo?

Entonces, ¿cómo debería ser una FIFA que hiciese justicia al fútbol?

Para Barcala, "un modelo más abierto, con más representantes: un 10% de asociaciones de aficionados, un 10% de los clubes, un 10% de los gobiernos, un 10% de los futbolistas… Un universo democrático de todos los afectados por el fútbol".

¿La ventaja más inminente? "En caso de corromper, habría al menos mucha más gente a la que pagar, por tanto será más difícil que se den mundiales a Catar o Rusia", opina el director de Líbero, que también cree que sería importante que "representantes políticos de los ciudadanos estén presentes en esas asambleas para controlar".

Es deseable un modelo más abierto, con más representantes: un 10% de asociaciones de aficionados, un 10% de los clubes, un 10% de los gobiernos, un 10% de los futbolistas... Sería más difícil que Rusia o Catar organizasen un mundial

También favorable a una supervisión política y judicial se muestra Padilla. " No puede ser que ella misma decida cómo se gestiona, cómo se juzga y cómo se castiga. Hay que buscar un sistema, quizá siguiendo el ejemplo de la Agencia Mundial Antidopaje, que permita el control".

Quizá el modelo americano, que la FIFA tenga fines de lucro y se someta a una regulación que ponga límites salariales o de contratos en los derechos de TV, sea una solución

También Díaz-Guerra se fija en el otro lado del charco. "Un comisionado que sea un ejecutivo y no un exfutbolista o similar venido a más. Un equipo de confianza no muy grande con profesionales del más alto nivel: abogados, economistas, etcétera. Siempre serán mejor cien buenos que mil mediocres". "No tiene sentido que la FIFA sea un transatlántico cuando bastaría con un catamarán", sentencia el periodista de El Mundo.

Debería haber "un modelo paritario para subsanar todas las desigualdades de género", opina Sandra del Estal. "La igualdad de oportunidades debe pasar por acciones transversales: desde la promoción del fútbol en niñas a formación de jugadoras, árbitras, entrenadoras... Y que haya mujeres dirigentes con perspectiva de género que tengan poder para realizar cambios".

Una FIFA paritaria. Que promocione el fútbol en niñas y la formación de jugadoras, árbitras o entrenadoras. Que haya mujeres dirigentes con perspectiva de género

Jorge F. Maldonado cree que el fútbol debería "estar regido por personas que han vivido de él, que lo han sentido y conocen todas sus esferas. Me gustaría una FIFA más abierta a los futbolistas".

El redactor de As apuesta por medidas como "una profunda limpieza de los dirigentes de la FIFA y las presidencias territoriales, destitución de todo imputado, firma de un compromiso ético previo a la posesión del cargo e incremento de sanciones para quienes utilicen este deporte como medio de enriquecimiento personal. Deseo también una FIFA comprometida con los Derechos Humanos y que potencie el lado social del fútbol".

Una FIFA comprometida con los Derechos Humanos que potencie el lado social del fútbol

Arza, finalmente, apuesta por el decrecimiento. "Sería atractivo que el fútbol facturase mucho menos, que hubiese un decrecimiento tal que las multinacionales rebajasen su poder y los derechos de TV fuesen algo más accesorio. Eso contribuiría a una FIFA más decente".

El directivo del Ceares acaba lanzando la pregunta del millón. Esa que encierra la tragedia de un deporte tan excitante como el fútbol, su muerte por éxito:

"¿Cabe la democracia cuando hay tal cantidad de dinero e intereses de por medio?".

El fútbol sin la gente no es nada

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar