Actualidad

¿Y si orinar en la ducha fuese lo más inteligente?

Cambiar nuestros hábitos por la mañana supondría un ahorro de agua que no imaginamos

Debs Torr y Chris Dobson están en plena campaña en su universidad, la de East Anglia de Norwich, Iglaterra. Su objetivo no es conseguir dinero para el viaje de fin de curso, sino que 15.000 de sus compañeros orinen en las duchas del campus. El ahorro de agua supondría el equivalente a llenar 26 veces una piscina olímpica, y sólo con las duchas matutinas.

Lo que para muchas personas es una cuestión de higiene o una costumbre poco decorosa, no tiene ninguna lógica en realidad. Eso es lo que quieren demostrar Torr y Dobson: que la orina es estéril (no es infecciosa ni daña la salud), y agunos de nuestros códigos culturales no siempre nos benefician. Con el simple gesto de aunar la ducha y la micción de cada mañana hay beneficios, tanto en la factura de cada mes como en el cuidado al medio ambiente: "Hemos hecho los cálculos, y las cantidades que se ahorran son espectaculares", explicó Dobson a la BBC. Por el momento, la campaña está causando muchas divisiones: "La gente ama la idea o la odia, no hay término medio. Imagine el impacto medioambiental que supondría si puidéramos extenderlo a East Anglia, o incluso al Reino Unido, con sólo cambiar nuestros hábitos cada mañana".

La iniciativa de estos jóvenes ingleses no es nueva: hace tiempo un grupo ambientalista de Brasil organizó una campaña similar al darse cuenta de los muchos litros de agua que se desperdician al tirar de la cadena. La sequía que asola California está haciendo que muchas familias adopten esta costumbre. El Estado se ahorra 52 millones de metros cúbicos de agua al año. El reto es conseguir que la gente adopte esta costumbre, no critique a quienes lo hacen o no mienta sobre lo que hace en realidad. Otra opción es pintar el césped en vez de regarlo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar